• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

La hipertensión arterial

Lo mejor que puedes hacer para protegerte es examinar tu presión arterial al menos dos veces al año / El Nuevo Día / Puerto Rico / GDA

Lo mejor que puedes hacer para protegerte es examinar tu presión arterial al menos dos veces al año / El Nuevo Día / Puerto Rico / GDA

La presión arterial más allá de ciertos límites, nos expone a presiones arteriales mayores de las adecuadas, lo que conlleva daño a diferentes órganos del cuerpo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando nuestro corazón se contrae, bombea sangre con oxígeno a todas las arterias del cuerpo. Esta sangre, al igual que con cualquier bomba, va a desarrollar una presión arterial al ser bombeada. Una es la presión generada al momento de ser bombeada, que es la presión sistólica, y la otra medida es la presión que se mantiene al momento de no estar bombeando el corazón, que es la presión diastólica.

Si la presión arterial se mantiene más allá de ciertos límites, expone a todo nuestro cuerpo a unas presiones arteriales sostenidas mayores de las adecuadas y esto conlleva daño a corto o a largo plazo a diferentes órganos del cuerpo. Los órganos más afectados son: el corazón, los riñones, el cerebro y los ojos.

A nivel del corazón, causa, inicialmente, agrandamiento del músculo del corazón (conocido como hipertrofia) y, más tarde, dilatación de las cavidades cardiacas y pobre contracción de estas (cardiomiopatía), con el resultante de terminar en la insuficiencia cardiaca, mejor conocida como fallo cardíaco. Además, acelera la enfermedad en las arterias coronarias que eventualmente lleva a la obstrucción de estas y al infarto cardíaco.

Asimismo, a nivel cerebral, predispone a infartos cerebrales (comúnmente conocidos como derrames cerebrales). A nivel renal puede llegar a llevar a fallo renal y diálisis. Finalmente, a nivel de la retina en el ojo puede llegar a hemorragias que acaban con la capacidad visual. Afortunadamente, excepto en casos raros conocidos como hipertensión maligna, este proceso tiende a tardar años y es completamente prevenible.