• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Médicos revelaron que un gusano transmitió cáncer a un persona

Un hombre tenía un gusano en el ojo

Las células afectadas aparecieron en un parásito frecuente en los humanos | Archivo

La víctima de este extraño caso  falleció con tumores en el pulmón y en los ganglios linfáticos poco después de ser diagnosticado, en enero del 2013

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Médicos de Colombia y Estados Unidos describieron el primer caso conocido de un parásito que transmitió el cáncer a una persona.

En un artículo publicado en 'New England Journal of Medicine' (NEJM), los autores del estudio, de los que hace parte Carlos Agudelo, médico de la Clínica Universitaria Bolivariana de Medellín, cuentan que quedaron sorprendidos al descubrir este nuevo tipo de enfermedad: una tenia que crecía en el intestino delgado de un paciente colombiano con sida, de 41 años de edad, acabó recibiendo las células malignas de este parásito.

"Pensamos que este tipo de fenómeno es raro", dijo Atis Muehlenbachs, también autor del estudio y patólogo de los Centros para la Prevención y el Control de Enfermedades (CDC), de Estados Unidos.

La víctima de este extraño caso de transmisión de cáncer falleció con tumores en el pulmón y en los ganglios linfáticos poco después de ser diagnosticado, en enero del 2013.

Mediante el análisis de tejidos de tumores, los investigadores diagnosticaron las lesiones extrañas para un cáncer humano.

Las pruebas iniciales mostraban que no se trataba de células cancerosas humanas, pues tenían un tamaño diez veces más pequeño. Después de una serie de análisis, los científicos descubrieron que el ADN de las células aparecían en una tenia enana.

Muehlenbachs estima que podría haber más casos, principalmente en las personas infectadas por VIH, que causa el sida, cuyo sistema inmunitario está debilitado.

La tenia solitaria es el parásito más frecuente en los humanos. Es detectado en unas 75 millones de personas en el mundo, principalmente en los países en desarrollo y muy a menudo en los niños. Generalmente no presenta síntomas.