• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

La grasa que se pierde al adelgazar se convierte en CO2

El estudio también muestra que se pierde una mínima cantidad de peso como CO2 exhalado en un día sedentario típico

El estudio también muestra que se pierde una mínima cantidad de peso como CO2 exhalado en un día sedentario típico

Lo asegura un estudio realizado por el físico australiano Ruben Meerman 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La mayor parte de la grasa que una persona pierde al adelgazar se expira a través de los pulmones como dióxido de carbono, según un estudio realizado por científicos australianos publicado este miércoles.

El jefe de la investigación, el físico Ruben Meerman, descubrió al analizar la bioquímica de la grasa que 84% de los átomos de grasa son exhalados como CO2 y el restante 16% se pierde en forma líquida.

Si bien la fórmula de la grasa, que se conoce desde la década de 1960, es una mezcla de carbono, hidrógeno y oxígeno, nadie había cuantificado exactamente qué pasa con todos los átomos de grasa que se queman con los ejercicios.

Se sabía que el carbono se convierte en dióxido de carbono y que los otros elementos, como el hidrógeno se convertirán en agua, "aunque no se sabía que pasaba con los átomos de oxígeno que son parte de la molécula de grasa", señaló el físico australiano.

Después de cuatro meses de investigaciones, Meerman, quien también es presentador del programa Catalyst de la ABC, y su compañero Andrew Brown, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, descubrieron un artículo científico publicado en 1949 que solucionó este enigma.

Este mostraba que los átomos de oxígeno eran compartidos entre el dióxido de carbono y el agua en una proporción de 2 a 1, lo que supone que por cuatro átomos de oxígeno que son exhalados, dos son excretados en los fluidos corporales como el sudor, las lágrimas y la orina.

Este dato les dio a Meerman y Brown la cifra final de 84% de átomos de grasa exhalados como dióxido de carbono y el restante 16% como agua.

El análisis también mostró que por cada 10 kilogramos de grasa perdida u oxidada, el cuerpo necesita 29 kilogramos de oxígeno adicionales, agregó la fuente.

El estudio también muestra que se pierde una mínima cantidad de peso como CO2 exhalado en un día sedentario típico.