• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

El frío puede ser uno de los desencadenantes del asma

Los pacientes asmáticos deben ser constantes con sus tratamientos | Cortesía bing.com

Los pacientes asmáticos deben ser constantes con sus tratamientos | Cortesía bing.com

Existen distintos tipos de asma y no todas se comportan de la misma manera, pero algunos pacientes pueden ser sensibles a los cambios de temperatura. El frío puede detonar en algunos la inflamación de los bronquios

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Muchos asmáticos deben cuidarse más del frío que del calor, pero no todos los casos se comportan de la misma manera.

Quienes han padecido de asma o tienen algún familiar con esta enfermedad, podrían destacar lo difícil que puede resultar sobrellevarla, pues cuando se presenta complica el acto de respirar, proceso que, en condiciones normales, el organismo realiza de manera automática.

En Venezuela uno de cada cinco niños sufre de asma, según refiere la Sociedad Venezolana de Alergia, Asma e Inmunología. El neumonólogo e internista Santiago Guzmán señala que la característica fundamental de este padecimiento es la inflamación de la vía aérea, que ocasiona obstrucción parcial de los bronquios y dificultad para movilizar aire en los pulmones, tanto para expulsarlo como para tomarlo.

Guzmán, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital "Dr. José Gregorio Hernández" del IVSS, destaca que existen distintos tipos de asma y no todas se comportan de la misma manera. "Algunos pacientes pueden ser sensibles a los cambios de temperatura y cuando se exponen a ellos, pueden iniciar el proceso de inflamación de los bronquios, con la consecuente aparición de tos, dificultad para respirar y sibilancias", señaló.

Refiere el médico que el cambio de temperatura funciona como el desencadenante de la cascada inflamatoria; es decir, activa las células que van a producir el engrosamiento de los bronquios, lo cual reduce el espacio para la respiración, independientemente de si el paciente está abrigado, pues lo más relevante es la temperatura del aire que inspira, el cual entra directamente a los bronquios. Pero el especialista aclara que las citadas consecuencias no ocurren en todos los asmáticos, sino solamente en aquellos que tienen sensibilidad a las modificaciones térmicas.

"Es más común que el frío desencadene episodios asmáticos; sin embargo, hay individuos que pueden desarrollar las exacerbaciones al exponerse a climas cálidos. Aquí el elemento más importante es el conocimiento de los eventos previos: el paciente debe estar atento a las circunstancias presentes durante las primeras crisis de asma y este historial será de gran utilidad para conocer sus sensibilidades, además de que ayudará a evitar los desencadenantes y a tomar las medidas preventivas", señala Guzmán.

Recomendaciones para asmáticos

El especialista reitera que si el paciente conoce su sensibilidad a cambios ambientales debe cumplir en forma regular el tratamiento de base: usualmente un antiinflamatorio inhalado solo -esteroides en aerosol- o acompañado con un broncodilatador de acción larga -también dosificado por la inspiración- y llevar consigo un medicamento de rescate -broncodilatador de acción cortainhalado-, que se puede aplicar cuando presenten síntomas. Existen también antiinflamatorios orales que sirven como controlador de la enfermedad.

"En los casos de pacientes sensibles a cambios ambientales o térmicos deben tener un broncodilatador de acción corta para aplicarse cuando tengan síntomas como falta de aire, tos o silbidos al respirar", sentenció el galeno.

El asmático debe evitar en lo posible exposición a humos, polvos, olores irritantes o temperaturas extremas y mantener su tratamiento de control. "Hay que recordar que el asma es una enfermedad crónica y que como otras de estas características -por ejemplo diabetes o hipertensión- amerita control médico y fármacos que estabilicen la inflamación de la vía aérea", finaliza el especialista.



Fuente: Cortesía de Novartis