• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

“30 familias se habían negado”

Libardo Laurens esperó 6 años, y no fue sino después de que 30 familias se habían negado a dar su consentimiento de entregar los órganos de un pariente fallecido

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hasta ahora, los enfermos renales y hepáticos transitaban por un tortuoso camino acechados por la muerte, mientras procuraban un órgano para ser trasplantados.

Libardo Laurens esperó 6 años, y no fue sino después de que 30 familias se habían negado a dar su consentimiento de entregar los órganos de un pariente fallecido, cuando logró un donante, con lo cual pudo salvarse del extraño síndrome que afectaba su hígado.
“En septiembre de 2005, una maravillosa familia en algún lugar decidió darme parte de su ser y a ello agradezco el que siga con vida”, relató.

Han transcurrido siete años y hoy Laurens, actual presidente de la Fundación Amigos del Enfermo Hepático, lleva una vida completamente normal, en compañía de su esposa, una hija de 21 años de edad y un hijo de 15 años, que fueron testigos de su enfermedad. Aparte de la actividad empresarial, retomó los estudios de Derecho en la Universidad Central de Venezuela y cumple una activa agenda en la fundación, para ayudar a los pacientes de bajos recursos no sólo en la procura del órgano sino para subsistir en el día a día, pues el Ministerio de Salud garantiza el trasplante, el tratamiento y los medicamentos, pero hay muchos otros requerimientos difíciles de costear.