• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Se estima que 4 de cada 10 venezolanos tiene la bacteria Helicobacter pylori

Dolor estomacal | Thinkstockphotos

Dolor estomacal | Thinkstockphotos

El microorganismo que puede pasar al organismo por bebidas no pasteurizadas o alimentos crudos, es el principal causante de la gastritis histológica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

 Una bebida no pasteurizada o un alimento crudo contaminados, pudieran producir una infección por Helicobacter pylori (H. pylori), una de las más comunes del tracto digestivo1. En el mundo, dos tercios de la población mundial están infectados2 y en Venezuela se estima que más del 40% de la población es portador de la bacteria.

“Las vías de contagio del H. pylori son fecal-oral y oral-oral, es decir, mediante el contacto con heces o con saliva contaminada4” señala el doctor Juan Carlos González, gastroenterólogo y presidente de la Sociedad Venezolana de Endoscopia Digestiva (SOVED).

Todos los pacientes infectados por H. pylori sufren de una gastritis histológica, la cual está presente también en el 95% de los pacientes con una úlcera duodenal y en el 80% de los casos de una úlcera gástrica". La gastritis es una patología que supone la inflamación del revestimiento o mucosa estomacal6 y que tiene síntomas que pudieran confundirse con otras enfermedades gástricas. “Lo primero que vas a tener es la sensación de acidez, de ardor, que da en el epigastrio o la zona por encima del ombligo. Esta puede ser tan intensa que produce un dolor quemante, el cual puede propagarse al tórax, la espalda y los costados” indica  González. Además las náuseas, la distensión abdominal, los vómitos y la regurgitación son otras señales comunes de esta patología7.

La gastritis por H. pylori, de no tratarse adecuadamente, se puede volver crónica, lo que es factor de riesgo de úlcera péptica, pólipos y tumores. “Lo que en un primer momento determina la infección es el medio ácido. El H. pylori se adhiere a la mucosa gástrica y es capaz de inocular una serie de sustancias que son las causantes de los procesos inflamatorios. Entonces se hace un círculo vicioso. La bacteria produce una lesión erosiva, y esta hace que el contenido ácido agreda a la mucosa del estómago, ella se mantiene y así sucesivamente” explica el especialista durante la “Jornada Informativa para periodistas sobre salud gastrointestinal” brindada por Takeda, S.R.L. y avalada por el Círculo de Periodismo Científico de Venezuela (CPCV).

Diagnóstico y tratamiento complejos

Para determinar una patología como la gastritis el método diagnóstico por excelencia es la endoscopia, la cual permite la observación de alguna alteración en el estómago. “¿Qué vas a conseguir en la gastritis? Una mucosa que está roja, sangrante, con lesiones erosivas, con pliegues gruesos, con  alteración en su elemento vascular” apunta el presidente de SOVED. Una prueba del aliento con urea, un test de sangre, un cultivo de las heces o una biopsia son otros métodos para diagnosticar la presencia de la bacteria9.

En el tratamiento de la gastritis por H. pylori se requiere controlar el medio ácido y, como se trata de una bacteria, debe ser atacada con antibióticos. El especialista asegura que “por diversos trabajos prospectivos el tratamiento triple es el de primera línea por su efectividad. Consiste en darle al paciente un medicamento que le baje la secreción ácida como son los inhibidores de la bomba de protones (IBPs) más dos antibióticos. Esta terapia puede durar entre 7 y 14 días”.

Si luego de realizar los exámenes respectivos, se determina que aún persiste la bacteria se adopta el tratamiento de segunda línea, en el cual se agrega un tercer antibiótico, lo que se conoce como terapia cuádruple. “Otra alternativa más reciente es el tratamiento secuencial en el cual recetas un IBP, en la primera semana prescribes un antibiótico y en la segunda otro para ir evitando la resistencia de la bacteria” agrega el Dr. González.

El especialista destaca la importancia de prevenir la infección por H. pylori con medidas higiénicas como lavarse las manos después de usar el baño y antes de comer, ingerir alimentos preparados bajo estándares de higiene y bebidas pasteurizadas o aguas de fuentes limpias y seguras11.

Cortesía: Takeda