• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Mujeres: Conozcan sus errores sexuales más frecuentes

El sexo es cosa de dos y la falta de comunicación es fundamental para que sea placentero / Cortesía

El sexo es cosa de dos y la falta de comunicación es fundamental para que sea placentero / Cortesía

No tomar la iniciativa, preocuparse de más por los kilos que sobran o asumir que el hombre siempre quiere, son creencias erradas que pueden arruinar la experiencia sexual

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Error 1: No tomar la iniciativa en las relaciones sexuales

Muchas de las mujeres dejan de proponer o tomar la iniciativa de la acción por  el temor de no “parecer una dama” o porque esa disposición sea sinónimo de mucho recorrido sexual antes de llegar a sus parejas actuales  No quieren dar la impresión de pujantes, fuertes o agresivas. A los hombres les puede perturbar tener que ser siempre quienes planteen o inicien la actividad sexual. Con el tiempo, ello suele crear  un desequilibrio en la escala de la pasión en la pareja , pues al igual que las  mujeres, ellos desean ser de vez en cuando perseguidos.

Lo recomendable es que la mujer demuestre su interés por dar el primer paso  de vez en cuando. Su pareja se lo agradecerá y ella podrá encontrar un nuevo nivel de satisfacción en su experiencia sexual.

Error 2: Preocuparse demasiado por lapariencia

Pensar en cómo se ve durante el acto sexual no le permite disfrutar y puede  frustrar varias posibilidades de lograr un orgasmo. Muchos expertos aconsejan  que en ese momento no se debe pensar en la grasa de su abdomen, en cómo luce la cara o en los gestos que se hacen, sólo concentrarse en el placer del acto. La mujer debe  permitirse a sí misma lograr el orgasmo y permitir que venga en las posiciones  que así le resulten, más allá de que ellas le hagan ver menos estilizada.

Error 3: Creer que el sexo viene después del amor

Es momento de dejar a un lado las antiguas creencias. Numerosos estudios  aseguran que un alto porcentaje importante de los hombres se acuestan con  las mujeres con la esperanza de formar una relación estable en el futuro. Para  ellos, el amor suele empezar después del sexo, y no antes.

Error 4: Pensar que el hombre siempre está dispuesto

Es cierto que la mayoría de los adolescentes están siempre listos y dispuestos  para tener relaciones sexuales. Pero no ocurre así en los hombres de mayor edad y, principalmente, en aquellos que ya sufren las presiones de la vida  cotidiana (familia, trabajo, deudas) razones que pueden afectar negativamente  la libido de un hombre. Esto es algo que se convierte en una sorpresa para  muchas mujeres, quienes llegan a tomarse de modo personal ese desinterés. 

Las mujeres tienen claro que no siempre están interesadas en mantener una  relación sexual y que ello no se traduce en que hayan dejado de amar a su  pareja, pero cuando es el hombre quien no desea tener sexo, lo relacionan directamente con falta de amor o, peor aún, consideran que es un indicio de  infidelidad.

Error 5: No dar la orientación necesaria

Expertos aseguran que la mujer debe asumir parte de la responsabilidad en el  encuentro sexual. En el momento en que ella entienda que ni el amante más  experimentado puede darle lo que ella desea si no lo expresa, la satisfacción en el acto sexual se elevará a otro nivel.

La recomendación es expresar lo que se desea sin afectar el ego de su pareja.  Una buena idea es comentarle, entre cinco cosas que le agradan de su pareja en el acto sexual, algo que le disguste. Así, el hombre hará lo imposible por complacer a la mujer. Guíalo sutilmente con tus dedos mientras los besas, acopla tu movimiento con tu genileza y así lo harás sentir honrado y tu volarás

Error 6: Disgustarse cuando él sugiere algo nuevo

Después que una pareja ha compartido su vida por un tiempo, es natural  que sientan el deseo de experimentar cosas nuevas y variar. El simple hecho  de que su pareja desee probar cosas nuevas no significa que esté infeliz o  descontento con su vida sexual.  Una cosa es variar y otra cosa es comprometer su zona de confort o de respeto en el  encuentro sexual, algo que jamás debe ocurrir. Ninguna mujer debe sentirse obligada a hacer algo que no desee en la intimidad sexual con su pareja.  Si el hombre le sugiere intentar algo que no le agrada, comuníqueselo de forma clara y explíquele por qué no desea experimentar eso. Pero no lo deje con la idea de experimentar algo novedos y sugiera otra alternativa que atize la llama de la pasión.

Fuentes:  Webmd.com/Federación Española de Sociedades de Sexología