• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

La epidemia de VIH-SIDA se expande entre los homosexuales

Onusida informó que el año pasado aproximadamente 1,5 millones de personas murieron por causas relacionadas con la enfermedad / Foto Archivo

Onusida informó que el año pasado aproximadamente 1,5 millones de personas murieron por causas relacionadas con la enfermedad / Foto Archivo

Un promedio de 35 millones de personas sobreviven infectados con la enfermedad, pero 19 millones de ellas lo desconocen, de acuerdo con un informe presentado este miércoles por Onusida 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El número de contagios con el virus del VIH-SIDA entre hombres que mantienen relaciones sexuales con otros hombres está creciendo en todo el mundo, una tendencia que debería hacer sonar la voz de alarma sobre la capacidad de controlar la epidemia.

“Está ocurriendo en todas las regiones sin excepción alguna”, recalcó en una entrevista con Efe Luiz Loures, director ejecutivo adjunto de Onusida, la agencia de Naciones Unidas que lucha contra la enfermedad.

Las razones para que esto ocurra son varias e interrelacionadas entre sí.

Por un lado cada vez más los hombres tienen relaciones sexuales desprotegidas, “porque la nueva generación no ha vivido la epidemia de los años ochenta”.

Por otro lado, existe y funciona el tratamiento con antirretrovirales y por lo tanto no se percibe el miedo a la muerte tras el contagio de la enfermedad.

“Existe cierta complacencia con la enfermedad, lo que es muy peligroso porque ésta puede ser mortal”, alertó Loures.

Otro aspecto que incide en el aumento de casos es el hecho de que, según algunos estudios, 60 % de los encuentros sexuales se dan después de un contacto en Internet.

El director ejecutivo adjunto de Onusida participó este miércoles en la presentación en Ginebra del informe anual de la institución, en el que se destaca que en general los contagios han descendido.

En 2013, entre 1,9 y 2,4 millones de personas (2,1 millones de media) contrajeron el virus.

Quince países concentraron 75% de los nuevos contagios: Brasil, Camerún, China, Estados Unidos, India, Indonesia, Kenia, Mozambique, Nigeria, Rusia, Sudáfrica, Tanzania, Uganda, Zambia y Zimbabue,

Los contagios por el virus descendieron en 2013 un 38 % respecto a 2001, una caída que fue aun mayor entre la población menor de edad, con una caída de 58 %.

En 2013, aproximadamente 240.000 niños se infectaron con el virus, en comparación con los 580.000 que lo contrajeron en 2001.

En el lado opuesto, se encuentra el acceso al tratamiento.

El informe pone de relieve que mientras 38 % de los adultos recibe tratamiento antiretroviral, sólo 24 % de los niños accede a él.

"Los tratamientos actuales no son adecuados para niños. La cantidad, el sabor, el tipo. Es muy difícil lograr que los niños lo tomen", indicó Mariangela Simao, directora de género y prevención de Onusida.

"Estamos trabajando para desarrollar tratamientos más adecuados para niños pero es difícil, porque cuanto más descienden los contagios de niños, menos interés ven las farmacéuticas en desarrollar un producto para un mercado que merma", agregó Simao.

Con respecto a la población en general, en 2013 unos 12,9 millones de personas pudieron tener acceso a los antiretrovirales, lo que representa 37 % de todas las personas que conviven con el virus.

Con respecto a los fallecimientos, desde el pico registrado en 2005, las muertes bajaron 35 %.

El año pasado aproximadamente 1,5 millones de personas murieron por causas relacionadas con el Sida en comparación con las 2,4 millones en 2005.

En la actualidad, un promedio de 35 millones de personas sobreviven infectados con la enfermedad. Sin embargo, Onusida calcula que 19 millones de ellas desconocen que son seropositivas.

"Si se acelera la lucha de ahora hasta 2020 podremos avanzar hacia el fin de la epidemia en 2030, de lo contrario, nos arriesgamos a prolongar una década o más".

Desde el principio de la epidemia, cerca de 78 millones de personas se han infectado con el virus y unas 39 millones han muerto a causa de la enfermedad.