• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

El dolor de espalda está relacionado con cambios en el cerebro

Las áreas del cerebro que cambian con el dolor crónico están relacionadas a las emociones y la atención. | Foto: El Comercio - Perú

Las áreas del cerebro que cambian con el dolor crónico están relacionadas a las emociones y la atención. | Foto: El Comercio - Perú

Se encontró una reducción en la sustancia gris cerebral de determinadas zonas del cerebro en personas que sufren de dolor crónico de espalda, el estudio contó con la participación de 111 pacientes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un nuevo estudio señala que el dolor de espalda crónico, que afecta a una de cada 10 personas, no solo tiene causas localizadas en esta área sino que también estaría relacionado con cambios en el cerebro. 

Para llegar a esta conclusión, los científicos usaron la técnica de morfometría basada en vóxeles para imágenes de resonancia magnética de alta resolución con el objetivo de analizar qué áreas del cerebro son afectadas en pacientes con dolor crónico de espalda.

El experimento, llevado a cabo por Hans Christian Fritz y sus colaboradores, contó con la participación de 111 pacientes con dolor crónico de espalda que se compararon con 432 personas libres de dolor.

Además se controlaron los efectos de la medicación en una muestra de pacientes considerablemente amplia, comparado con otros estudios previos.

Los resultados, publicados en la revista The Journal of Pain, mostraron que el dolor crónico de espalda se relacionó con una reducción en la sustancia gris cerebral de determinadas áreas cerebrales: la corteza prefrontal en su zona ventrolateral, dorsolateral y medial, y en la ínsula anterior.

Cuando analizaron otras variables como la intensidad del dolor, se observó que cuanto mayor era la intensidad dolorosa, menor era el volumen de la sustancia gris en áreas prefrontales dorsolaterales y ventrolaterales así como en el cíngulo anterior.

Los autores concluyen que el dolor de espalda crónico se asocia con alteraciones en áreas del cerebro que se encargan del procesamiento del dolor y de las emociones.

Estas áreas del cerebro participan también en el funcionamiento de la atención y la memoria de trabajo.

Estos hallazgos, aseguran los autores, podrán servir para comprender mejor cómo afecta el dolor a las personas que lo sufren.