• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

La mala digestión puede ser síntoma de dispepsia funcional

La mala digestión puede ser síntoma de dispepsia funcional / Cortesía

La mala digestión puede ser síntoma de dispepsia funcional / Cortesía

Esta patología, relacionada con alteraciones en la mezcla de alimentos y en el proceso de vaciamiento del estómago, se acompaña de otras manifestaciones como acidez, gases, sensación de llenura y distensión abdominal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En ciertas ocasiones las personas asocian la mala digestión con la comida, pero esto no siempre se debe a la alimentación, si es reiterado el malestar puede relacionarse a una patología llamada Dispepsia Funcional, que son alteraciones en la mezcla de los alimentos y en el vaciamiento del estómago, no vinculada con enfermedades inflamatorias.

Venezuela ha avanzado en diagnóstico de esta patología, debido a que anteriormente era determinada por descarte. En la actualidad se realiza una endoscopia para diagnosticar  un cambio estructural como ulcera o gastritis, ya que los afectados por una dispepsia funcional sólo presentan alteración motora del estómago, por lo que existen otros estudios que ayudan en el diagnóstico preciso de la dispepsia funcional.

Los principales síntomas de la mala digestión por Dispepsia Funcional son la acidez, los gases, sensación de llenura y la distensión  abdominal, en algunas ocasiones se puede sentir náuseas y vómitos.

La dispepsia abdominal es controlable. Actualmente, los fármacos existentes en el mercado no curan la alteración neurológica culpable de los cambios de la motilidad del estómago, pero sí mejoran el proceso de vaciamiento del mismo.

Lo primordial de controlar ésta afección es garantizar la calidad de vida del paciente, pues las personas se abstienen de realizar una serie de actividades tanto sociales como personales por la presencia de los síntomas.

Para determinar ésta enfermedad es imprescindible  visitar al gastroenterólogo, sobre todo en nuestro entorno, en el que existen malos hábitos alimenticios y otras enfermedades colaterales.