• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Ritmo cardíaco acelerado en reposo advierte sobre riesgo de ACV

Toma del pulso / Cortesía: Campaña "Escucha a tu corazón" de Bayer

Toma del pulso / Cortesía: Campaña "Escucha a tu corazón" de Bayer

Calculan que en el país 230.000 personas padecen el trastorno del corazón potencialmente mortal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La mayoría de las personas se mide regularmente la tensión arterial, la glicemia e inclusive la temperatura, pero pocos mantienen la rutina de tomarse el pulso, procedimiento que puede alertar sobre el riesgo de una afección conocida como fibrilación auricular, que suele definirse como trastorno del ritmo cardíaco.

En Venezuela se calcula que 230.000 personas padecen ese trastorno, que aumenta hasta 5 veces la posibilidad de que ocurra un accidente cerebrovascular o un derrame cerebral.

Actualmente se lleva adelante una intensa campaña para informar a la población sobre la necesidad de tomarse el pulso por lo menos 2 veces al día, con el fin de contar los latidos cardíacos en estado de reposo, pues, si exceden de 100 puede significar la presencia de la afección, que es causa de muerte o discapacidad. Se calcula que 20% de los accidentes cerebrovasculares son originados por fibrilación auricular.

El cardiólogo intervencionista José Miguel Torres Viera, quien participa en la campaña “Escucha a tu corazón. Toma el pulso de tu vida", explica que, a diferencia de los latidos o ritmos acelerados que se producen cuando se hace ejercicio, sube escaleras o se encuentra en una situación de estrés, los latidos irregulares en estado de reposo indican una enfermedad que debe ser tratada.

En este caso, la aurícula (cavidad del corazón que recibe el flujo sanguíneo) deja de contraerse y comienza a formar trombos. Los coágulos pueden llegar al cerebro y no sólo causar la muerte en 50% de las veces o incapacidad por hemiplejia en 30%, también pueden dirigirse al intestino y ocasionar infarto intestinal o isquemia de los miembros inferiores.


No se siente. Torres Viera advierte que la enfermedad cursa de manera silente y en 70% de los casos puede sorprender al afectado con un derrame cerebral súbito, sin haber presentado ningún signo de advertencia.

Señala que entre los factores de riesgo, además de la hipertensión, insuficiencia cardíaca, diabetes miellitus y antecedentes familiares de ACV, está la edad, pues la patología afecta principalmente a los mayores de 65 años de edad y el riesgo de padecerla se incrementa 10% a partir de los 80 años de edad.

Afirma que esa complicación en la velocidad o ritmo de los latidos cardíacos puede ser detectada con medidas tan simples como saber tomarse el pulso. Si existe sospecha de alguna irregularidad, se debe acudir al especialista. Otros síntomas de alerta, además, son la presión arterial baja y la sensación de falta de aire.

Los pacientes que sufren de fibrilación auricular deben ser tratados con anticoagulantes para evitar la formación de trombos que se adhieran a las paredes de los vasos sanguíneos.

La campaña de prevención, que cuenta con la participación de la Fundación Casa Venezolana del Corazón, que preside Nedina Coromoto Méndez, ex presidenta de la Sociedad Venezolana de Cardiología, y recibe apoyo de la empresa Bayer, aspira a informar y educar a la población sobre la importancia de la detección temprana de sospecha de fibrilación auricular a través de la toma del pulso.


Paso a paso

1. Tome un cronómetro, un reloj con segundero, un celular con reloj en la pantalla o cualquier otro artefacto que permita medir el tiempo en segundos y póngalo en un lugar donde pueda verlo con facilidad.

2. Antes de tomarse el pulso, asegúrese de estar en reposo por lo menos durante 15 minutos, ya sea sentado cómodamente o acostado.

3. Con los dedos índice y medio, encuentre su pulso en la muñeca del brazo contrario.

4. Cuente el número de pulsaciones en un periodo de 30 segundos.

5. Multiplique ese número por dos para determinar cuántas veces late su corazón en un minuto.

6. Si el resultado que obtiene se encuentra entre 60 a 100 latidos por minuto en estado de reposo, quiere decir que su pulso está dentro de los límites normales, pero si las pulsaciones son irregulares o exceden los 100 por minuto, debe consultar un médico.

Fuente: www.escuchatucorazon.com