• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Cinco consejos para combatir la ira mientras conduces

La fobia a manejar se presenta principalmente en mujeres/El Mercurio de Chile

Manejar /El Mercurio de Chile

No es el trayecto el que estresa, sino el tiempo que se pasa en el auto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si hay algo que logra desencadenar la irritación de una persona frente al volante son las maniobras agresivas de otros conductores, como el manejo en zigzag, las frenadas intempestivas y los adelantamientos imprudentes.

Esta realidad fue probada científicamente no hace mucho por el Centro de Adicción y Salud Mental (Camh), de la Universidad de Toronto (Canadá), que encontró que el estrés y la ira duplican la posibilidad de sufrir un accidente de tránsito.

El tema es tan grave que ya es considerado un problema de salud pública global, pues estos accidentes son la octava causa mundial de muerte en el mundo, según el informe Situación Mundial de la Seguridad Vial 2013, de la Organización Mundial de la Salud.

Esa misma fuente reporta 1.24 millones de muertes el último año, causadas por accidentes de tránsito.

Pero el estudio canadiense buscaba identificar los factores anímicos que pueden generar un accidente en carretera; también encontrar métodos para prevenir la denominada ‘ira vial’.

Buscaban, además, fórmulas para ayudar a la gente a mantener la calma y prevenir una conducción peligrosa, tanto si se es el protagonista o el testigo de esta clase de maniobras imprudentes, evitando incurrir en ellas o en actitudes o conductas vengativas, que también generan accidentes.

Para ello analizaron más de 5,000 comentarios publicados entre 1999 y el 2007 en un sitio web que recoge las quejas relacionadas con una conducción vehicular agresiva o insegura en ese país. Y encontraron que el 54 por ciento de estas se referían a conductores que adelantaban o salían y entraban del tráfico, en tanto que el 29 por ciento de los comentarios se relacionaban con conducción a altas velocidades, y el 25 por ciento dejaba constancia de su malestar ante la agresividad de otros conductores.

En opinión de Christine Wickens, al frente del equipo investigador, en los casos extremos una acción agresiva por parte de un conductor puede llevar a que otros tengan conductas hostiles. Por eso aconsejan a los conductores tomar medidas para conservar la calma mientras conducen, como respirar profundo, permanecer tranquilos pese a la hostilidad y hacer todo lo que sea necesario para no dejarse ganar de la ira. “La gente con estrés -dice el estudio- tiene una actitud más competitiva y una disminuida percepción del riesgo”.

Para Luis Montoro, catedrático de Seguridad Vial de la Universidad de Valencia (España), “las situaciones estresantes al volante implican la aceptación de mayores niveles de riesgo, una mayor trasgresión de las normas de tráfico y un menor respeto de las distancias de seguridad”.

No dejes que el coraje te gane

1. Organízate

Una forma de prevenir el estrés en las vías es organizarse mejor. Identifica previamente las rutas y horarios más convenientes, sal con tiempo suficiente y asume que tendrás que acomodarte a un tráfico pesado.

2. Sin hostilidad

No mires insistentemente el reloj. Ni eso, ni pitar con insistencia, gritar o ser hostil con otros conductores, puede hacer que el tráfico fluya más rápido. En cambio sí se puede convertir en generador de agresiones.

3. Cálmate

Si otro conductor asume una actitud agresiva, cálmate. Respira profundamente, lleva el aire a tu estómago y cuenta hasta cuatro; luego llévalo al pecho y cuenta hasta cuatro, y por último exhala lentamente por la boca.

4. No hables por celular

Conducir exige concentración y llevar a cabo maniobras de manera permanente. No te compliques con otras tareas, como hablar por celular, enviar mensajes de texto o pelear con otra persona en el carro.

5. Plan B: Usa transporte público

No es el trayecto el que estresa, sino el tiempo que se pasa en el auto. El estrés que se siente dentro del vehículo ocasiona el problema de mantener el control, lo que no ocurre con el transporte público.