• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

La ciencia no comprueba si los suplementos nutricionales ayudan a las personas con cirrosis

Composición de un hígado con cirrosis/Internet

Composición de un hígado con cirrosis/Internet

Un estudio publicado en la revista Alimentary Pharmacology & Therapeutics, reportó que el análisis de otras investigaciones no reveló una reducción significativa de la mortalidad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un gran análisis no pudo probar que el uso de suplementos nutricionales por vía oral o enteral ayude a los pacientes con cirrosis, aunque los autores, de Canadá, mantienen la esperanza de que así ocurra.

El equipo analizó los resultados de seis estudios clínicos sobre 470 pacientes.

"Sin dejar de reconocer las limitaciones de las conclusiones del análisis de subgrupos de una pequeña cantidad de participantes de unos pocos ensayos de baja calidad, somos cautamente optimistas porque los estudios sobre el uso de suplementos orales mostraron un indicio de beneficio clínico sin elevar los efectos adversos", dijo Puneeta Tandon, de la Universidad de Alberta, en Edmonton.

"Se necesitan más estudios sobre esta cuestión, que es tan importante", agregó.

El equipo de Tandon realizó una revisión sistemática actualizada de los ensayos clínicos controlados con suplementos nutricionales oroenterales con aminoácidos ramificados, o BCAA por su nombre en inglés, y sus efectos nutricionales y clínicos en pacientes con cirrosis.

Cuatro de los seis estudios habían evaluados suplementos orales; los otros dos, suplementos enterales.

En la revista Alimentary Pharmacology & Therapeutics, los autores publican que los resultados de los seis estudios combinados no mostraron una reducción significativa de la mortalidad ni diferencias significativas en los resultados secundarios (variación de la función hepática, mejoría nutricional, complicaciones de la cirrosis) entre los pacientes tratados con suplementos y los grupos de control.

Los análisis de subgrupos mostraron que el uso de los suplementos orales está asociado con un 60 por ciento menos mortalidad, mientras que el uso de los suplementos enterales no influye significativamente en el riesgo de morir.

Los autores no contaron con datos suficientes para realizar análisis de subgrupos según la gravedad de la disfunción hepática, la etiología de la cirrosis o el consumo diario total de calorías. La duración de los estudios no mejoró la utilidad del diseño para demostrar una ventaja de los suplementos en la supervivencia.

"La calidad de los datos disponibles no permite concluir con certeza que el uso de suplementos nutricionales oroenterales no tengan impacto alguno en la mortalidad", indicó Tandon.

"Los resultados de este meta-análisis coinciden con mis expectativas", sostuvo el doctor Luciano D'Agostino, de la Universidad de Nápoles Federico II, en Italia, y que no participó del estudio.

"Pienso que la nutrición no funciona bien en los pacientes más comprometidos y que, por lo tanto, sería difícil modificar mla mortalidad en los últimos estadios de la cirrosis", sostuvo el especialista.

La doctora Maitreyi Raman, de la Universidad de Calgary, en Canadá, dijo que "los médicos deberían comprender que ésta es un área de la investigación en evolución y que se necesitan ensayos clínicos bien diseñados, con la duración adecuada y un registro del consumo total de calorías, antes de sacar conclusiones finales".

"Las pruebas disponibles proporcionan una señal de que la nutrición oral/enteral ayudaría a reducir la mortalidad. Si no hay complicaciones graves, hay que maximizar la nutrición oral/enteral en estos pacientes", añadió Raman.

La doctora Lindsay Plank, de la Universidad de Auckland, en Nueva Zelanda, coincidió.

"No hay duda de que la malnutrición es una característica de la cirrosis con alta prevalencia, evidente aún en los primeros estadios de la enfermedad, con una pérdida progresiva de la masa muscular a medida que se agrava la cirrosis. En los pacientes descompensados, las complicaciones características son el riesgo de morir y el impacto de los suplementos nutricionales sería mínimo", indicó.

"Lo que sabemos es que esos pacientes entran en un 'modo de hambruna' más acelerada que en las personas saludables", explicó Plank.

"Entonces, es importante que esos pacientes coman de manera frecuente, idealmente un snack muy calórico a la medianoche (o a la noche). Nuestro trabajo sugeriría que pueden ganar masa muscular con una alimentación nocturna; aún no se demostró si eso mejora la calidad de vida o retrasa la aparición de complicaciones graves", finalizó.