• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

70% de los casos de cáncer de ovario son diagnosticados en estado avanzado

Generalmente, en etapas tempranas la enfermedad no causa síntomas, mientras que en etapas más avanzadas  se puede observar aumento del volumen abdominal (por líquido o masa tumoral), presión en la pelvis o dolor abdominal, dificultad para ingerir alimentos o sensación rápida de llenura al comer, y cambios en los hábitos intestinales |Foto: Archivo

Generalmente, en etapas tempranas la enfermedad no causa síntomas, mientras que en etapas más avanzadas se puede observar aumento del volumen abdominal (por líquido o masa tumoral), presión en la pelvis o dolor abdominal, dificultad para ingerir alimentos o sensación rápida de llenura al comer, y cambios en los hábitos intestinales |Foto: Archivo

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, la enfermedad afecta aproximadamente a 4% de mujeres a nivel mundial y es el séptimo tipo de la patología más frecuente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cada 8 de mayo se conmemora el Día Mundial del Cáncer de Ovario, una enfermedad que afecta los órganos reproductivos femeninos y que, por su alta incidencia, es recomendable que todas las mujeres se realicen anualmente una evaluación ginecológica de rutina que incluya una citología y una ecografía de los ovarios.

Algunos exámenes de rutina como las exploraciones pélvicas, incluyendo ecos intravaginales o tacto vaginal y las pruebas de citología (Papanicolaou), suelen ser indicadores eficaces en la prevención de algunos tipos de cáncer ginecológicos. De ser necesario, la realización de una biopsia podría confirmar o refutar el diagnóstico.

El cáncer de ovario se divide en varios subtipos: el más común es el cáncer de ovario epitelial, el cual se forma en la superficie del ovario (el epitelio del ovario) y representa aproximadamente 80% de los tumores primarios de ovario.

La Dra. Cristina García Sebastián, oncólogo clínico del Hospital Luis Razzetti señaló que el cáncer de ovario epitelial no es frecuente en mujeres menores de 40 años; por lo general se presenta después de la menopausia. En 50% de los casos las mujeres afectadas tienen más de 60 años, a diferencia de los tumores germinales de ovario, que tienen una mayor incidencia en mujeres más jóvenes.

La mortalidad dependerá de la etapa en la que se encuentre la enfermedad al momento del diagnóstico. Se plantea que la supervivencia a los 5 años es de 45% aproximadamente. En etapas tempranas, cuando la enfermedad no se extiende más allá del ovario (etapas IA y IB), la probabilidad de que la paciente supere los5 años de sobrevida luego del diagnóstico es de 92%. Lamentablemente, solo  15% de todos los casos de cáncer de ovario se detecta en etapa temprana, indicó la Dra. Cristina García, oncólogo clínico del Oncológico Luis Razzetti.

Síntomas y factores de riesgo

Generalmente, en etapas tempranas la enfermedad no causa síntomas, mientras que en etapas más avanzadas  se puede observar aumento del volumen abdominal (por líquido o masa tumoral), presión en la pelvis o dolor abdominal, dificultad para ingerir alimentos o sensación rápida de llenura al comer, y cambios en los hábitos intestinales, destacó la oncólogo.

Adicionalmente, se han identificado factores de riesgo modificables, como la obesidad (Mujeres con un índice de masa corporal mayor de 30 podrían tener más riesgo de padecer la enfermedad);  el uso de algunos medicamento para la fertilidad; un primer embarazo a término después de los 35 años o nunca haber tenido un embarazo también podría aumentar el riesgo de cáncer de ovario.

Entre los factores de riesgo no modificables están los causados por alteraciones genéticas, que pudieran ser heredables. Las personas con antecedentes familiares de algunos tipos de cáncer (como colorrectal y mama), están vinculadas a un mayor riesgo de cáncer ovárico.

Cirugía: tratamiento principal para este tipo de cáncer

La cirugía es el tratamiento principal para la mayoría de los tipos de cáncer de ovario. Sin embargo, existen otras herramientas como la quimioterapia y la terapia dirigida; según la etapa en que se encuentre la paciente, las opciones de tratamiento podrían variar. En mujeres jóvenes con lesiones en etapas tempranas, es posible tratar la enfermedad preservando la fertilidad.

En la mayoría de las pacientes con cáncer epitelial de ovario, la cirugía tiene dos objetivos principales: determinar la etapa del cáncer y erradicar en  lo máximo posible la enfermedad (cirugía óptima); para lograr estos objetivos es importante la experiencia que tenga el cirujano oncólogo en tumores ginecológicos, acentuó la especialista.

No obstante, la Dra. García recalcó que la mayoría de las pacientes, incluso en etapas muy tempranas, ameritarán tratamiento con quimioterapia antes o después de la cirugía; generalmente se sugiere la combinación de medicamentos administrados por vía intravenosa cada tres semanas por 3 a 6 ciclos.

En etapas más avanzadas (III y V) y en pacientes que posterior al tratamiento vuelven a presentar la enfermedad, agregar terapia dirigida como Bevacizumab, anticuerpo monoclonal que inhibe la formación de nuevos vasos sanguíneos (antiangiogénesis), aumenta la efectividad del tratamiento, lo que se traduce en mayores respuestas y aumento en la supervivencia de las pacientes.  

Asimismo, Bevacizumab es la terapia dirigida que mejor se ha estudiado en el cáncer de ovario; en  la actualidad, la estimulación de nuestro sistema inmunológico con inmunoterapia también está siendo evaluada en pacientes con tumores de ovario.

La recomendación de la especialista es realizar una visita anual al ginecólogo para descartar cualquier anomalía, lograr un diagnóstico temprano de la enfermedad y aplicar los tratamientos necesarios para ofrecer una mejor calidad de vida al paciente.


Información: Nota de Prensa