• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

La ansiedad es distinta en los pacientes con Parkinson

La ansiedad y la depresión pueden aparecer en pacientes con Parkinson / Cortesía Internet

La ansiedad y la depresión pueden aparecer en pacientes con Parkinson / Cortesía Internet

La ansiedad persistente estuvo fuertemente asociada con la depresión, en un estudio publicado en American Journal of Geriatric Psychiatry

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Se estima que un tercio de los pacientes con Parkinson padece por lo menos un trastorno de ansiedad y que uno de cada ocho sufre de múltiples trastornos de ansiedad. Un cuarto desarrolla depresión grave y el 13%  tiene distimia.

Pero la evidencia sugiere que la nomenclatura psiquiátrica no sería válida para diagnosticar los trastornos de ansiedad en las personas con Parkinson, según publica el equipo de Starkstein en American Journal of Geriatric Psychiatry.

Los autores evaluaron los perfiles sintomáticos de 342 personas con Parkinson de cinco países para obtener patrones de categorías o clases.

Los análisis permitieron conocer que la mayoría (el 60%) no tenía ansiedad ni depresión (clase 1); que un 16% tenía ansiedad persistente con depresión (clase 2); que el 13%  sufría de ansiedad episódica sin depresión (clase 3), y que el 11 por ciento padecía ansiedad y depresión persistentes y episódicas (clase 4).

La ansiedad persistente estuvo fuertemente asociada con la depresión y las clases que incluían la ansiedad presentaban fluctuaciones más pronunciadas y complicaciones terapéuticas más graves que la clase 1 (sin ansiedad).

"Juntos, estos resultados sugieren que existe un perfil específico de síntomas de ansiedad del Parkinson que no coincide con la clasificación de los trastornos de ansiedad del DSM-IV", concluyen los autores.

"Además, haber hallado una relación significativa entre la depresión y la 'ansiedad persistente' sugiere que ambos trastornos serían la expresión clínica de un síndrome psiquiátrico único", agregan.

El diagnóstico de la ansiedad debería instar la evaluación de la depresión y viceversa, sostuvo Starkstein.

"La depresión es difícil de controlar cuando la ansiedad no se trata adecuadamente. El tratamiento de la ansiedad persistente o episódica varía (por ejemplo: la ansiedad episódica responde a los psicotrópicos, mientras que la ansiedad persistente exige el uso de psicoterapia)", añadió.

Para el autor, esta "nueva clasificación de los trastornos de ansiedad" para el Parkinson "mejorará la eficacia de los tratamientos psiquiátricos".

Y el equipo concluye que "los futuros estudios longitudinales deberían ocuparse de la estabilidad de las cuatro clases de pacientes identificadas para definir mejor los síndromes con una validez fundamentada".