• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

En Venezuela hay alrededor de 150 mil personas con Alzheimer

Existen diversos métodos que deben combinarse para el diagnóstico de esta patología/ Cortesía

Existen diversos métodos que deben combinarse para el diagnóstico de esta patología/ Cortesía

La enfermedad es la forma más común de demencia. Aunque no existe una cura definitiva, hay terapias farmacológicas que ayudan a detener su progreso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Según datos publicados por la Organización Mundial de la Salud, el Alzheimer es el tipo de demencia más común en todo el mundo, abarcando entre 60% y 70% de los casos. El Geronto psiquiatra, Alberto Mendoza, informó que en nuestro país hay alrededor de 150.000 personas afectadas por esta enfermedad, y la expectativa es que en los próximos años esta cifra aumente, ya que se trata de una patología asociada a la edad. Por tal motivo, destacó la importancia de diseñar e implementar políticas de salud pública para atender a estos pacientes.

El también fundador de la unidad de memoria del Hospital Militar de Caracas, explicó que la demencia tipo Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa, frecuente en adultos mayores de 65 años, que se manifiesta con el deterioro cognitivo progresivo y trastornos conductuales.

Se caracteriza en su forma típica por  un deterioro de la memoria de hechos recientes y de otras funciones cognitivas. Esto ocurre progresivamente a  medida que las células nerviosas pierden capacidad funcional y mueren, ocasionando que diferentes zonas del cerebro se atrofien.

Existen diversos métodos que deben combinarse para el diagnóstico de esta patología. En opinión del galeno,  además de la evaluación clínica, lo más recomendable es realizar una serie de exámenes,  los más importantes son: resonancia magnética cerebral, perfil general de laboratorio incluyendo funcionamiento tiroideo, evaluación neuropsicológica  y APO-E que es una prueba de vulnerabilidad genética.

En cuanto al tratamiento, enfatizó que la terapia farmacológica debe ser individualizada, aunque generalmente se basa en la administración de inhibidores de colinesterasa (Rivastigmina, Galantamina, Donepecilo) y moduladores de receptores de glutamato (Memantine), complementado con unos fármacos específicos para síntomas conductuales o neuropsiquiatricos.

La rivastigmina, es un inhibidor de colinesterasa  administrado a través de parches transdérmicos, lo que permite su absorción continua a través de la piel, por un período de 24 horas.

 

La detección temprana es determinante

El galeno hizo un llamado  a tomar conciencia para que, a partir de los 60 años, las personas no sólo se sometan a chequeos médicos a nivel cardiovascular, oftalmológico o ginecológico, sino también  de funcionamiento cognitivo, para descartar si existe alguna falla de memoria o en otras funciones neuropsicológicas que eventualmente podrían conducir a una demencia.

En lo relativo a prevención, enfatizó la importancia del control de los factores de riesgo como: hipertensión, diabetes, colesterol, tabaquismo, alcoholismo, obesidad y sedentarismo.  Todas ellas empeoran o aceleran el proceso degenerativo cerebral pre-senil o senil.