• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Tumores neuroendocrinos: La compleja enfermedad que acabó con la vida de Steve Jobs

Tras la presentación del iPad, la revista Time realiza un reportaje al genio Steve Jobs que años antes había revolucionado la telefonía móvil con la salida al mercado del iPhone, un celular con capacidad para reproducir contenido multimedia y conexión a Internet. Time consideró al iPhone como el invento del año en el 2007 | Foto: Time

Tras la presentación del iPad, la revista Time realiza un reportaje al genio Steve Jobs que años antes había revolucionado la telefonía móvil con la salida al mercado del iPhone, un celular con capacidad para reproducir contenido multimedia y conexión a Internet. Time consideró al iPhone como el invento del año en el 2007 | Foto: Time

Por desarrollarse en el sistema endocrino, pueden desarrollarse casi en cualquier órgano, pero es más común que se formen en el sistema respiratorio y digestivo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:


Los tumores neuroendocrinos son una enfermedad de complejo diagnóstico y terapéutica poco usual en la medicina. Para tratar al paciente se requiere de un enfoque multidisciplinario de profesionales médicos, que pueden decidir operaciones sucesivas y terapias complementarias

Hace dos años falleció el estadounidense Steven Paul Jobs, mundialmente conocido como Steve Jobs (1955-2011). Fue fundador, propietario y presidente ejecutivo de Apple Inc. y el mayor accionista individual de The Walt Disney Company. En 2003, fue diagnosticado con un tumor neuroendocrino en la cabeza del páncreas y se negó a tratamientos convencionales, demostrados y aprobados para ese momento.

Según comenta el doctor Gustavo Gotera González, Cirujano Oncólogo, del Servicio de Vías Digestivas y Partes Blandas del Instituto Oncológico “Luis Razetti”, en Caracas, Jobs optó por tratamientos alternativos y naturistas durante casi un año, hasta que decidió ser intervenido quirúrgicamente en julio 2004, cuando le practicaron un procedimiento en el que se le extirpó la cabeza del páncreas. Posteriormente, en 2008, sufre una recaída metastásica a hígado que ameritó un transplante hepático en 2009.

“Steve Jobs falleció en 2011 y hasta ese momento se negó a recibir tratamientos convencionales adyuvantes o paliativos. Sin embargo es muy probable que de haberse permitido recibir adecuada terapéutica, se habría logrado control de la enfermedad primaria y aun en presencia de enfermedad metastásica, una mucho más larga sobrevida global”, reflexiona el médico.

Tumores neuroendocrinos: enfermedad de difícil diagnóstico y tratamiento

Los tumores neuroendocrinos son un grupo diverso de tumores que poseen un doble componente, de tejido neuronal y endocrino. Como se originan en el sistema endocrino, existe potencialidad de desarrollo en cualquier parte del organismo, aun cuando en su mayoría se aglomeran en el tracto respiratorio y digestivo.  

Señala Gotera que al no existir un órgano específico de asiento para estos tumores, se hace compleja su identificación, ubicación y caracterización, imprimiéndoles una dificultad diagnóstica y terapéutica poco usual en la medicina. Añade que debido a su especial conformación, estos tumores pueden variar en comportamiento: desde los indolentes y de crecimiento lento, hasta los sumamente agresivos o de muy rápido crecimiento.

“Muy frecuentemente son asintomáticos, pero cuando no lo son, están asociados casi siempre a manifestaciones que dependen del crecimiento tumoral. Algunas de ellas pueden ser dolor, presión, tumoración, sangrado o síntomas obstructivos. Por otra parte, también pueden estar asociados a hipoglucemias (concentración baja de glucosa en sangre), hipergastrinemias (exceso de la hormona gastrina en el tracto intestinal) o síndromes carcinoides”, destaca el médico.  

El doctor sostiene que por la complejidad de origen, ubicación, clasificación y manifestaciones clínicas, esta patología debe ser abordada por un grupo multidisciplinario de especialistas que se integre en las fases diagnósticas, terapéuticas y de seguimiento: gastroenterólogos, patólogos, radiólogos, endocrinólogos, radioterapeutas, médicos nucleares, cirujanos  y oncólogos.

“El tratamiento gira en torno al abordaje quirúrgico (cuando es factible) y el tratamiento complementario. La respuesta de estos tumores a la terapia convencional es poco efectiva, por lo tanto debe programarse cada vez que sea posible –aun en enfermedad avanzada, recaída, progresión o metástasis– la resección quirúrgica de la lesión o en su defecto de la mayor cantidad posible de la misma. Actualmente, se dispone de una variedad de tratamientos de gran valor, en base a la utilización de mezclas medicamentosas o monodrogas con quimioterapia, análogos de somatostatina de larga duración o inhibidores del m-tor”, subraya Gotera.

La somatostatina es una hormona producida por las células del páncreas, que nterviene en la regulación de la glicemia, inhibe la síntesis y secreción de la hormona del crecimiento y bloquea la respuesta de la hormona estimulante de tiroides. No es sólo secretada en el hipotálamo o en el páncreas, sino también en la mucosa gastrointenal, además,

 También inhibe el eje hipotálamo-hipófisis-tiroides, bloqueando la respuesta de la hormona estimulante del tiroides (TSH o tirotropina) a la hormona liberadora de tirotropina o TR,  además los tumores carcinoides pueden expresar receptores para la somatostatina.

Con información de Novartis