• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Tumores en el tubo digestivo y páncreas pueden originarse por cáncer neuroendocrino

El cáncer neuroendocrino puede surgir en cualquier parte del cuerpo. Uno de los sitios más frecuentes es el tejido gástrico y pancreático |Foto: Archivo

El cáncer neuroendocrino puede surgir en cualquier parte del cuerpo. Uno de los sitios más frecuentes es el tejido gástrico y pancreático |Foto: Archivo

La detección y estadiaje de la enfermedad es fundamental para su tratamiento. La ecoendoscopia facilita la detección de lesiones difíciles de ver por otros medios  

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuando las células  secretoras de hormonas presentan alteraciones características de cáncer, se forman tumores neuroendocrinos difíciles de detectar, debido a que en el inicio suelen ser asintomáticos, hasta que su volumen tumoral aumenta y causa manifestaciones: secreción hormonal extra, compresión u oclusión de los órganos adyacentes.

Las células endocrinas se encuentran distribuidas en diferentes sitios del cuerpo, y es por este motivo que los tumores neuroendocrinos pueden surgir en diversos órganos. Dervis Bandres, médico gastroenterólogo, informó que hay una incidencia mayor de neoplasias de este tipo en el tracto digestivo y el páncreas.

Recalcó el especialista que los tumores neuroendocrinos requieren el concurso de muchos especialistas, no solamente para llegar al diagnóstico sino también para el tratamiento. Se pueden involucrar por cada caso cardiólogos, endocrinólogos, cirujanos, gastroenterólogos y patólogos.

“Por eso los gastroenterólogos deben estar preparados para reconocer la enfermedad y orientar al paciente. Primero notar su presentación clínica y endoscópica, conocer los puntos críticos para saber el pronóstico al que se enfrentan, y así dar la orientación a cada paciente, a quién referirlo para el estadiaje y el tratamiento”, expresó el jefe del Servicio de Gastroenterología y Hepatología del Centro Médico Docente La Trinidad.

Un elemento característico de este tipo de tumores es su calificación. Dependiendo de la presencia de síntomas asociados a la producción de sustancias asociadas al tumor, se les denominan funcionantes o no funcionantes. Reciben su nombre de acuerdo con la molécula que emiten, por ejemplo: en el páncreas puede haber un gastrinoma, (porque produce gastrina) o insulinomas (por la producción de insulina). 

Otros criterios para su estadiaje son su tamaño, velocidad de reproducción de células atipias (irregulares) y la extensión de afectación de tejidos.

Estudio en vivo

El doctor Bandres señaló que una de las herramientas tecnológicas avanzadas con que cuentan los especialistas en gastroenterología es la ecoendoscopia, un tubo de endoscopia que lleva incorporado un ecógrafo en la punta, que permite la visión endoscópica normal y la visión mediante ecografía del entorno de la vía digestiva.

El mismo dispositivo además permite tomar biopsias (muestras de tejidos) y realizar terapéutica en personas a quienes se les ha contraindicado la cirugía, a través de la ablación por radiofrecuencia u otro método.

“Esto viene a cambiar un poco la historia natural de la enfermedad, porque podemos estadiar el tumor en vivo y demostrar lesiones que antes no eran visibles por ningún otro método de imagen”, sostuvo Bandres. 

De la ubicación de los tumores va a depender su clasificación, pero también del tratamiento que se pueda aplicar. Ésta puede requerir cirugía para la remoción del tumor, combinada con radioterapia y quimioterapia. Otras opciones son las terapias objetivo, aquellas que buscan incidir en los genes, proteínas o tejidos que permiten el desarrollo de la neoplasia.

Un ejemplo de terapia target ha sido el uso de los análogos de somatostatina, esta hormona que se produce naturalmente en el cuerpo, tiene una capacidad inhibitoria de los factores que permiten el crecimiento de las células tumorales.   


Información: Nota de Prensa