• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Tragos mezclados con bebidas "light" emborrachan más

Trago | Henry Delgado

Trago | Henry Delgado

La falta de azúcar permite que la absorción del alcohol ocurra sin obstáculo, explican investigadores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cuidado al brindar con vodka naranja "light". Por reducir el consumo de calorías, su alcotest podría marcar más alto de lo esperado.

Investigadores estadounidenses demostraron que al mezclar destilados con bebidas o jugos light , la concentración de alcohol de la respiración (BAC) —medida con un alcotest portátil— es mayor que cuando se consume la misma cantidad de alcohol pero combinado con una bebida azucarada.

Considerando que cada vez más personas buscan reducir su ingesta de calorías, "ellas deberían estar conscientes de este fenómeno, de manera de mantener su consumo de alcohol en niveles seguros", dice a "El Mercurio" Cecile Marczinski, profesora del Departamento de Psicología de la Universidad del Norte de Kentucky, Estados Unidos y coautora del estudio, publicado ayer en la revista Alcoholism: Clinical and Experimental Research.

El fenómeno, explican los autores, semeja a lo que ocurre cuando se consume alcohol con el estómago vacío. "La falta de azúcar simplemente permite que la absorción del alcohol ocurra sin obstáculo", dice Dennis Thombs, investigador Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad del Norte de Texas, quien también ha estudiado el fenómeno.

En el estudio, ocho hombres y ocho mujeres de entre 21 y 33 años tuvieron tres sesiones donde se les dio a beber aleatoriamente un vodka naranja. En una ocasión éste contenía menos de una onza de vodka por 2 libras de peso mezclado con 13 onzas de una gaseosa de naranja azucarada; en otra sesión la misma proporción de alcohol se mezcló con la versión diet de la misma gaseosa y en otra se les dio solo la bebida azucarada, aromatizada con vodka, pero sin alcohol.

En cada ocasión se les tomaron ocho alcotests en las tres horas posteriores al consumo del trago y debieron realizar pruebas de rapidez de reacción usando un programa computacional.

En todas las mediciones el alcotest dio resultados más altos cuando se había tomado bebida light en comparación con la azucarada. La concentración más alta de alcohol en la respiración se alcanzó 40 minutos después de haber iniciado el consumo del trago, con un promedio de 0.091g/210 l para quienes habían bebido vodka con bebida light y de 0.077 para el consumo de vodka con bebida azucarada. Es decir, el refresco light ocasionó un aumento de 18% en el nivel de alcohol medido por el alcotest. Considerando que en los Estados Unidos el límite para manejar es de 0.08 g/210 l, el ejemplo demuestra que la elección de la bebida puede definir si el combinado que se consumió cae o no dentro de la legalidad para un conductor. Un estudio anterior había mostrado una diferencia de 56% usando una combinación distinta de alcohol.

Para el SENDA los resultados del estudio se consideran novedosos. De hecho, la literatura médica registra solo tres estudios similares, cuyos resultados corroboran una mayor absorción del alcohol al consumir ron o vodka mezclados con bebidas cola o jugo de naranja light .

Sin embargo, advierte SENDA, "dependiendo del peso y otros factores, un combinado suave equivale a entre 0.2 y 0.3 g/L de alcohol en sangre". Según la ley chilena, con 0.3 g/l se considera que la persona está bajo los efectos del alcohol, mientras que "los movimientos se perturban, disminuyen la agudeza mental y la capacidad de juicio".

Marczinski reconoce que muchos consumidores eligen bebidas diet para reducir las calorías de un combinado. Sin embargo, advierte, "es mucho más dañino para el cuerpo tener altas concentraciones de alcohol en la sangre que unas pocas calorías extra".

Al comparar los tiempos de reacción de las personas tras tomar combinados con bebidas light y con azúcar, también se observó que cuando habían consumido el refresco dietético, estos eran significativamente menores que cuando habían tomado la versión azucarada.

Pese a ello, en su evaluación subjetiva sobre fatiga, nivel de intoxicación y capacidad de manejar, no había diferencia, pese a la mayor concentración de alcohol en uno u otro caso. Marczinski llama a la precaución: "la elección de conducir o involucrarse en otras conductas de riesgo suele depender de cómo se siente la persona, más que de medidas objetivas sobre su real estado".