• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Tomar baños de sauna con frecuencia ayuda al corazón

Los baños de sauna frecuentes ayudarían al corazón y al aparato circulatorio, según un estudio finlandés / Foto Internet

Los baños de sauna frecuentes ayudarían al corazón y al aparato circulatorio, según un estudio finlandés / Foto Internet

Un estudio finlandés concluyó que la mortalidad global también inferior en los usuarios frecuentes de saunas. Una frecuencia de dos o tres saunas a la semana, en comparación con una, redujo la mortalidad 24 %, y de cuatro a siete saunas, 40 %

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un estudio finlandés publicado en la revista Jama Internal Medicine, concluyó que las visitas frecuentes a los saunas podrían beneficiar al corazón y al aparato circulatorio. 

Investigadores de la Universidad de Finlandia del Este (Kuopio) analizaron datos de 2315 hombres de entre 42 y 60 años de edad procedentes del este de Finlandia, donde tomar saunas es especialmente popular. La probabilidad de morir de un infarto de miocardio fue 22 % menor entre los que tomaban saunas de dos a tres veces por semana, al compararlos con aquellos que tomaban baños de saunas una sola vez a la semana.

Los efectos se extendían al prolongarse la cantidad de baños de sauna a la semana: quienes acudían de cuatro a siete veces por semana presentaron una reducción del riesgo del 63%.

Los resultados fueron similares con respecto a la mortalidad causada por enfermedades de los vasos coronarios o enfermedades cardiovasculares. Las visitas a la sauna de dos a tres veces por semana redujeron la probabilidad de morir de una cardiopatía coronaria en un 23 %, y los que acudieron a la sauna de cuatro a siete veces semanales,  incluso presentaron una reducción del riesgo del 48 %.

La mortalidad causada por enfermedades cardiovasculares disminuyó 27 % en los que tomaban saunas de dos a tres veces a la semana, y el riesgo se redujo a la mitad en los que tomaban saunas de cuatro a siete veces por semana.

Además, la mortalidad global también fue inferior en los usuarios frecuentes de saunas. Una frecuencia de dos o tres saunas a la semana, en comparación con una, redujo la mortalidad 24 %, y de cuatro a siete saunas, 40 %.

En la investigación, se determinó que las sesiones de sauna más prolongadas (más de 19 minutos) eran mejores para la salud que las sesiones más cortas (menos de once minutos).

Fuente: Univadis