• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Terapia combinada antes de cirugía reduce riesgo de recaída en cáncer de mama

La investigadora subrayó que el hallazgo puede facilitar el desarrollo de nuevos test para evaluar el riesgo de sufrir cáncer / Archivo

Esta terapia consiguió la desaparición completa de la enfermedad en un 40 % de las pacientes en el momento de la cirugía | Archivo

En cuanto a la toxicidad de esta terapia de doble bloqueo del tumor, Lluch aseguró que no tiene ninguna añadida a la ya existente, tampoco cardíaca

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un estudio clínico internacional constató que la incorporación de un nuevo fármaco al tratamiento estándar contra el cáncer de mama en fase inicial HER2 positivo antes de que las pacientes pasaran por el quirófano logró reducir en un 30 % el riesgo de recaída.

El ensayo se presentará hoy en la cuarta jornada del congreso anual de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), que se celebra hasta mañana en Chicago y reúne a cerca de 30.000 médicos, investigadores y representantes de laboratorios de todo el mundo.

Se trata del anticuerpo monoclonal pertuzumab, que ya se utilizaba para controlar este tipo de cáncer (que supone entre el 15 % y el 20 % de los casos totales de tumores de mama) cuando se encontraba en fase avanzada.

Según los resultados del ensayo, en fase II, que cuenta, entre otros, con la participación de ocho hospitales españoles y 417 pacientes, el uso combinado de este anticuerpo con el tratamiento estándar consistente en quimioterapia y otra molécula, trastuzumab, antes de la cirugía reduce en mayor proporción el riesgo de recaída y de mortalidad de las enfermas.

En concreto, el ensayo evaluó a los tres años tanto la supervivencia libre de progresión como la de libre de enfermedad de las mujeres y concluyó que aquellas en las que el tratamiento combinado previo a pasar por el quirófano contaba con pertuzumab redujeron en un 31 % su riesgo de recaer y de morir, frente a las que recibieron solo la terapia convencional.

Según destacó a un grupo de periodistas la doctora Ana Lluch, jefa de Oncología del Hospital Clínico de Valencia (España), el estudio mostró que las pacientes a las que no se les detectó tejido tumoral en la cirugía fueron, independientemente del tratamiento recibido, las que más posibilidades tenían de no recaer a los tres años.

No obstante, esta terapia consiguió la desaparición completa de la enfermedad en un 40 % de las pacientes en el momento de la cirugía, mientras que sin pertuzumab esa tasa bajó a la mitad.

"Esto es muy importante porque los tratamientos que hacemos antes de la cirugía en muy poco tiempo, máximo cinco o seis meses, nos puede decir el comportamiento que van a tener esas pacientes a lo largo de su vida y a los oncólogos nos da la base para decirle a la paciente sus posibilidades o no de curación", subrayó la oncóloga.

En cuanto a la toxicidad de esta terapia de doble bloqueo del tumor, Lluch aseguró que no tiene ninguna añadida a la ya existente, tampoco cardíaca.

Los buenos resultados iniciales del estudio publicados hace tres años permitieron que la Administración de Alimentos y Fármacos estadounidense (FDA, por sus siglas en inglés) concediera en 2013 la aprobación acelerada del pertuzumab (de Roche) como terapia para combatir el cáncer de mama HER2 positivo en fase inicial y con alto riesgo de sufrir recaída.

La aprobación final del fármaco dependerá del estudio que ya está en marcha en fase III.