• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Tabú de los chequeos ginecológicos

Con un control anual se pueden evitar complicaciones |Foto: Archivo

Con un control anual se pueden evitar complicaciones |Foto: Archivo

Es importante que las adolescentes entre los 13 y 15 años de edad asistan a su primer control, aunque no hayan tenido relaciones sexuales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La medicina actual fija su mirada especialmente en la prevención, y es por este motivo que se recomienda a las mujeres que además del control clínico anual se hagan un chequeo ginecológico. La mejor edad para empezar es entre los 13 y 15 años, así no hayan tenido relaciones sexuales; si ya las tuvieron con más razón se debe ir al ginecólogo.

La importancia de los chequeos anuales para la mujer, radica en que es la principal herramienta para prevenir y detectar alteraciones del aparato reproductor,  aclarar dudas sobre anticoncepción, planificación familiar, cuidados y hábitos higiénicos de los órganos genitales. Así lo explicó la ginecóloga Dhelma Pellin.

“Es conveniente continuar con los chequeos anuales, aunque se le haya realizado una histerectomía total, salvo que su ginecólogo le indique otra cosa, por algún motivo en especial. Un control debe tener: historia clínica, examen físico, citología, colposcopia, ecosonograma ginecológico y mamario. Otros exámenes se deciden según la edad de la paciente”, destacó la especialista.

Causas de consulta

La vaginosis bacteriana y la micosis vaginal son dos de las principales razones por las cuales las mujeres asisten a consulta ginecológica. Ambas afecciones pueden ser controladas y erradicadas eficazmente con tratamiento farmacológico. Existe una amplia gama de fármacos capaces de aliviar ambos tipos de infección, incluso terapias combinadas como la clindamicina  con ketoconazol.

La elección del medicamento adecuado debe estar a cargo del ginecólogo, una vez que haya chequeado el estado de salud de la paciente y realice las pruebas pertinentes para diagnosticar la patología. Aún cuando se trate de una afección común o recurrente, la mujer debe evitar automedicarse, debido a que el mal uso de los fármacos puede provocar resistencia por parte de las bacterias y hongos.


Información: Nota de Prensa