• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Riesgo de cáncer de endometrio aumenta por consumo de bebidas azucaradas

El consumo exagerado de refrescos se vincula con numerosos problemas de salud / Internet

El consumo exagerado de refrescos se vincula con numerosos problemas de salud / Internet

Esyod líquidos aumentan el riesgo de obesidad y niveles de insulina en la posmenopausia, dos factores de riesgo para este tipo de cáncer

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Otra razón para descaonsejar el conusmo de bebidas azucaradas fue publicando en la revista Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention.

U es que un estudio reveló que las mujeres posmenopáusicas que consumen bebidas endulzadas con azúcar tienen más probabilidades de desarrollar el tipo más común de cáncer endometrial en comparación con aquellas que no beben este tipo de refrescos. 

Las mujeres posmenopáusicas que informaron de un mayor consumo de bebidas azucaradas tenían un riesgo del 78%  de padecer carcinoma estrógeno-dependiente, el cáncer de endometrio más común. Esta asociación se encuentra de forma dependiente de la dosis: cuanto más bebidas azucaradas se toman, mayor es el riesgo de desarrollar un carcinoma de este tipo.

"No es sorprendente ver que las mujeres que bebían más bebidas endulzadas con azúcar tenían un mayor riesgo de cáncer endometrial del tipo I estrógeno-dependiente, pero no cáncer endometrial tipo II estrógeno-independiente", subraya Maki Inoue-Choi, directora de este estudio e investigadora asociada en la División de Epidemiología y Salud Comunitaria de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, en Minneapolis, Estados Unidos.

"Otros estudios han demostrado que un aumento del consumo de bebidas endulzadas con azúcar ha ido paralelo al incremento de la obesidad. Las mujeres obesas tienden a tener niveles más altos de estrógenos e insulina que las mujeres de peso normal. Niveles elevados de estrógenos e insulina se consideran factores de riesgo para el cáncer endometrial", explica esta experta.

Debido a que este estudio es el primero en demostrar la asociación entre el alto consumo de bebidas endulzadas con azúcar y el cáncer endometrial, estos resultados deben replicarse en otros estudios, según Inoue-Choi, quien, junto a sus colegas, utilizó datos de 23.039 mujeres posmenopáusicas que informaron sobre su ingesta alimentaria, datos demográficos y su historia médica en 1986, antes del diagnóstico de cáncer, como parte del 'Estudio de Salud de la Mujer de Iowa', en Estados Unidos.

La ingesta dietética se evaluó a través de un cuestionario de frecuencia alimenticia en el que se pidió a las participantes que informaran sobre la frecuencia con la que consumían 127 alimentos en los 12 meses anteriores a la investigación. Se les preguntó sobre la ingesta de bebidas azucaradas, incluyendo Coca-cola, Pepsi y otras bebidas de cola con azúcar; las mismas pero en su versión sin cafeína; otras bebidas carbonatadas con azúcar (por ejemplo, 7-Up) y limonadas u otros zumos de frutas sin gas, como Hawaiian Punch.

Entre los refrescos sin azúcar, se incluyeron los bajos en calorías con cafeína y refrescos de cola sin cafeína (como Pepsi-Free) y otras bebidas carbonatadas con bajas calorías (por ejemplo, Fresca, Diet 7-Up y Diet Ginger Ale). La categoría postres y pasteles, comprendió 13 elementos, como chocolate, barras de caramelo, dulces sin chocolate, galletas (caseras e industriales), brownies, donuts, tortitas (caseras y precocinadas), panecillos dulces, pastelitos u otras pastas (caseras y preparadas) y pasteles (caseros e industriales).

Los investigadores clasificaron los patrones de consumo de bebidas endulzadas con azúcar de estas mujeres en quintiles, que iban desde la ausencia de ingesta (el quintil más bajo) a entre 1,7 y 60,5 porciones a la semana (el quintil más alto).

Entre 1986 y 2010, se registraron 506 cánceres de endometrio de tipo I y 89 tipo II entre las mujeres analizadas por Inoue-Choi y sus colegas, que no encontraron ninguna relación entre ambos tipos de cánceres de endometrio de tipo II o tipo I y el consumo de bebidas sin azúcar, gaseosas, dulces/productos horneados y el almidón.

"Las investigaciones han demostrado la contribución de las bebidas endulzadas con azúcar a la epidemia de obesidad", resalta Inoue-Choi. "El exceso de azúcar añadido puede elevar la ingesta total de calorías de una persona y aumentar el riesgo de problemas de salud tales como obesidad, diabetes, enfermedades del corazón y cáncer", concluye