• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Retinopatía diabética: complicación que afecta la visión

Los tejidos del ojo son sensibles a las altas concentraciones de glicemia |Foto: Archivo

Los tejidos del ojo son sensibles a las altas concentraciones de glicemia |Foto: Archivo

El inadecuado control metabólico puede ocasionar en un periodo de 8 a 10 años pérdida progresiva de la vista y ceguera

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El control metabólico es la meta principal de cualquier tratamiento contra la diabetes, debido a que la alta concentración de azúcar en la sangre pone en riesgo la salud del paciente y puede afectar la irrigación sanguínea en órganos delicados como los ojos, pudiendo provocar patologías como la retinopatía diabética, una afección que causa pérdida  progresiva de la visión y a largo plazo puede causar ceguera.

La retinopatía diabética ocurre cuando se dañan los pequeños vasos sanguíneos de la retina, que es el tejido sensible a la luz situado en la parte posterior del ojo. Generalmente la complicación puede surgir de 8 a 10 años después que se presenta la diabetes, cuando no se ha tenido un buen control del nivel de azúcar (glicemia), aseguró Imperia Brajkovich, especialista en endocrinología.

Cumplir el tratamiento para regular la concentración de azúcar en la sangre  es vital para los pacientes con diabetes, no solo por su condición de base, sino para la prevención de complicaciones o comorbilidades que afecten su salud y calidad de vida, como es el caso de la retinopatía diabética.

¿Quiénes están en riesgo de presentar retinopatía diabética?               

Las personas con diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2 (la más común en la población) están en riesgo de presentar retinopatía diabética. Las probabilidades aumentan a medida que la persona tiene más tiempo con la diabetes.

¿Cuáles son los síntomas?

Con el mal control metabólico comienza la complicación, que al principio es asintomática. En la medida que la patología progresa comienza a notarse una disminución de la capacidad visual, debido a la formación de capilares sanguíneos  anormales y muy frágiles que sangran. La afección se puede desarrollar en uno o ambos ojos.

Enemigos del control glicémico

Las personas con diabetes y especialmente aquellas que ya se les detectó la retinopatía o fueron operadas de esta complicación, deben cumplir paso a paso su tratamiento para lograr el mejor control metabólico posible. Algunos aspectos que atentan contra el control metabólico son: mala alimentación, sedentarismo y el no cumplimiento adecuado del tratamiento ya sea con hipoglicemiantes orales o la insulina, “por ello siempre debe evaluarse la glicemia, para tratar de tenerla lo más cercano a lo normal posible”, recalcó la especialista.

Las personas que tienen diabetes tipo 1 y algunos con diabetes tipo 2, deben añadir a su control metabólico inyecciones de insulina para ayudar a su organismo a evitar la concentración alta de azúcar. Indicó Brajkovich que los análogos de insulina son mejores porque el control metabólico es más sencillo de lograr, son más estables y “lo más importante hay menos complicaciones como la hipoglicemia”.

¿Qué es un análogo de insulina?

Son sustancias creadas en laboratorio que imitan de mejor manera el patrón natural de liberación de insulina por parte del páncreas. Dichos fármacos tienen características que le han permitido ser más predecibles con respecto a la versión anteriormente fabricada de insulina humana.


Información: Nota de Prensa