• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Rechazan que el mal de Asperger se relacione con la violencia

Tiroteo en escuela de Connecticut en EE UU | Foto AFP

Tiroteo en escuela de Connecticut en EE UU | Foto AFP

El debate surge de la información de que el pistolero de Connecticut padecía la forma de autismo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El asperger es una enfermedad relativamente nueva. De acuerdo con el Instituto Nacional de la Salud, en 1944 un pediatra austriaco llamado Hans Asperger se percató de que cuatro de sus pacientes afrontaban gran dificultad para integrarse socialmente. Sin embargo, no fue sino hasta la década de los noventa cuando la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Americana de Psiquiatría lo catalogó como un diagnóstico.

"Como son niños tan inteligentes, pueden enfocarse en algún área cognitiva. Son considerados niños dotados y a veces aprenden más rápido que los demás y se aburren fácilmente. Necesitan un mentor en el salón", explicó el médico Nicolás Linares, director del Instituto Filius, centro de investigación de la Universidad de Puerto Rico que brinda servicios a niños con autismo.

Jonathan Lanza, tío de Adam Lanza, el joven de 20 años de edad que el viernes abrió fuego y mató a 26 personas en una escuela de Connecticut, Estados Unidos, dijo el domingo que su sobrino era excéntrico y tomaba un medicamento para la esquizofrenia.
Además, ex compañeros de estudios del joven han comentado que este padecía de un trastorno de desarrollo, alegadamente el síndrome de Asperger, que le provocaba visible incomodidad en situaciones sociales.

Linares, psicólogo y patólogo del habla, explica que el problema principal de quienes padecen esa condición es de tipo pragmático, es decir, que gira en torno a problemas del lenguaje y a relacionarse con otros.

"No conversan, no socializan, son demasiado sinceros; tienen problemas para relacionarse con las personas, y algunos son muy dominantes. Por eso es importante el diagnóstico y la intervención temprana", sostuvo.

Linares indica que muchos de esos niños y jóvenes son blanco de acoso escolar o bullying, especialmente en la universidad.

"Si reciben rechazo, pueden desarrollar disturbios emocionales y cometer actos de violencia para defenderse. También pueden padecer depresiones profundas y ser agresivos. Lo importante es que reciban ayuda profesional a tiempo porque, con el tratamiento y el apoyo social adecuado, se pueden graduar (de la universidad) a tiempo y con éxito", dijo Linares.

El médico señala que la evidencia más reciente apunta a que la raíz de este diagnóstico estriba en problemas específicos en zonas del cerebro llamadas límbicas, que están asociadas a la empatía. El sistema límbico es un conjunto de estructuras cerebrales que responden a ciertos estímulos ambientales y producen respuestas emocionales, como miedo, alegría, enojo y tristeza.

Las características. De acuerdo con Linares, se calcula que de 3% a 5% de la población autista padece del síndrome de Asperger. Según el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, es un trastorno del desarrollo que se caracteriza por intereses limitados, una preocupación inusual acerca de un objeto en particular y la exclusión de otras actividades.

Los varones tienen de tres a cuatro veces más probabilidades que las niñas de padecer esa condición. Además, los estudios en niños con ese diagnóstico sugieren que sus problemas con la socialización y la comunicación continúan en la edad adulta. Algunos desarrollan síntomas psiquiátricos adicionales y trastornos en la adolescencia y la edad adulta.
La Alianza de Autismo y Desórdenes Relacionados, de Puerto Rico, rechazó ayer que la condición de Asperger esté relacionada con la violencia. "Para cometer un acto tan atroz como el ocurrido en Connecticut se necesita planificación, y es probablemente detonado por una serie de eventos, vivencias, otras condiciones de salud mental y efectos secundarios de medicamentos", señaló Joyce Dávila, presidenta de la Alianza.
Dávila exhortó a la población a tomar este caso como ejemplo de la carencia de apoyo a las personas con problemas mentales y sus familias, tanto en Estados Unidos como en Puerto Rico.
"Que esta tragedia nos lleve a hacer cambios significativos en estos servicios", afirmó Dávila, quien hizo un llamado a que la ciudadanía sea más tolerante hacia las personas que son "diferentes", como las que padecen de autismo, de manera que se sientan más aceptadas en la sociedad.

La historia. Para Roxanna Cadena Tejada, el último año y medio ha sido significativo en el desarrollo de su hijo Manuel, quien en un mes cumplirá 7 años de edad.

Manuel fue diagnosticado con el síndrome de Asperger hace tres años, luego que la madre y sus allegados se percataran de que el niño presentaba comportamientos raros. "Desde pequeño, él prefería estar en una esquina con un libro que compartiendo con otros amigos", dijo la madre, quien originalmente pensó que su hijo era algo tímido.

Sin embargo, el comportamiento fue haciéndose más marcado y la familia decidió buscar ayuda para el niño. Todo apuntaba a que era un problema emocional, pues su nivel intelectual era muy superior al de su edad. Tras una batería de evaluaciones, surgió el diagnóstico: síndrome de Asperger.

Ha sido en el último año y medio que el pequeño Manuel ha mostrado un marcado progreso, gracias a la batería de terapias que recibe. "Es un niño nuevo. La maestra me dijo que ha logrado trabajar solito. Fue escogido estudiante del mes", dijo.

"Él es un niño superdulce y cariñoso, hiperactivo, pero dócil y obediente", agregó al subrayar que tanto ella como su esposo optaron por no recurrir a la medicación o la terapia farmacológica.

La cifra

1 de cada 66 niños padece de autismo, señala Nicolás Linares, director del centro de investigación de la Universidad de Puerto Rico.

Los hechos

Hace cinco días, Adam Lanza, de 20 años de edad, entró en un colegio de Connecticut, Estados Unidos, y abrió fuego contra las personas que estaban en el lugar. El saldo fue 26 fallecidos, incluyendo a 20 niños de menos de 7 años de edad.