• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Realizaron trasplante de riñón extraído por la vagina

En la clínica La Floresta hicieron una nefrectomía no invasiva por laparoscopia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Amalia Adam cambió la vida de su hermana Mariela quien padecía de insuficiencia renal. Le donó uno de sus riñones, pero la acción no fue nada común. Le extrajeron el órgano de su cuerpo de manera poco convencional, a través de una cirugía con mínima invasión llamada nefrectomía transvaginal asistida por laparoscopia, o lo que es lo mismo, la extracción del riñón a través de la vagina.

Amalia, madre de cuatro hijos, es la primera mujer en Venezuela en someterse a una cirugía de ese tipo. Otra treintena de casos se han dado en otros países, como España, pero nunca en el continente.

Oswaldo Carmona, cirujano urólogo del Centro de Cirugía Robótica y de Invasión Mínima de la clínica La Floresta donde se realizó la operación, explicó que la intervención fue un NOTES modificado (Natural Orifice Transluminal Endoscopic Surgery, por sus siglas en inglés), es decir, una operación practicada a través de uno de los orificios naturales del cuerpo humano.

“Los urólogos buscaron los medios para hacer incisiones sin afectar la región abdominal, a través de los orificios naturales del cuerpo. Esta es una técnica que se ha usado para otro tipo de intervenciones como apendicectomías a través del tracto gastrointestinal; entrada por la boca, luego esófago y se perfora el estómago para extraer el apéndice y el paciente no tiene incisiones. Con esta técnica los riñones, sin ninguna patología, salen muy limpios”, indicó.

Los médicos Carlos Rodríguez, Eddy Hernández, Ezequiel Bellorín, René Sotelo y Raúl Carlini completan el equipo que practicó la intervención de las hermanas Adam.

Las ventajas

Las operaciones entre donante y receptor se realizan simultáneamente en quirófanos distintos. Así fue en el caso de las hermanas Adam. Una vez extraído el riñón vía vaginal, fue trasplantado en cirugía abierta.

Los médicos destacan como ventajas de este procedimiento la ausencia de incisiones abdominales en el donante, reducción del dolor postoperatorio, disminución del riesgo de hernias incisionales y recuperación más temprana.

Tres meses después de la cirugía, Mariela Adam está activa, y aunque aún usa un tapaboca para evitar contaminarse, sale y retomó parcialmente su profesión como contadora. “Ya me puedo poner zapatos y sandalias, pasé casi un año con los pies hinchados. Me siento muy bien. Una parte de mi hermana me salvó la vida”, aseguró.