• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Psoriasis en niños se confunde con otras enfermedades de la piel

Psoriasis | Cortesía www.daavlin.com

Psoriasis | Cortesía www.daavlin.com

El 1% de la población infantil en Venezuela puede sufrir la enfermedad, que no es contagiosa y no debe estigmatizarse 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Erupciones de la piel, que muchas veces las madres atribuyen al calor, alergia al pañal o a algún alimento o detergente, pueden tratarse de psoriasis. La irritación, caracterizada por placas secas y rojizas cubiertas de escamas, puede confundirse clínicamente con dermatitis u otras lesiones dermatológicas. De allí que recomiendan evitar la automedicación con cremas o ungüentos, para no agravar el cuadro de esa manifestación cutánea.
Francisco González Otero, fundador de la Unidad de Dermatología Pediátrica del Hospital Universitario de Caracas, profesor de la Universidad Central de Venezuela y editor del portal www.dermatologíapediatrica.net, quien analizó el tema Retos en el Manejo de la Psoriasis Infantil en el 3° Foro Venezolano de Biológicos que se realizó en Panamá, refiere que la enfermedad afecta a 1 de cada 100 niños y aun cuando no es una patología común, es necesario realizar un diagnóstico temprano que permita un tratamiento adecuado.
La psoriasis en niños no es tan fácil de identificar como en un paciente adulto y se requiere de una buena experiencia para poder realizar un diagnóstico clínico. En el caso de los niños se llega a confundir con dermatitis atópica, dermatitis del pañal o dermatitis por contacto. Inclusive las biopsias pueden ser similares, afirma el especialista.
Aunque no hay un registro nacional sobre la incidencia de la enfermedad en Venezuela, la Unidad de Dermatología Pediátrica del Hospital Universitario de Caracas publicó que de 36.000 pacientes que se evaluaron desde 1998 a 2003, 1% fueron casos de psoriasis en edades tempranas. Aunque afecta por igual a ambos sexos, la incidencia es un poco mayor en las niñas. La afección no tiene nada que ver con la condición social porque aqueja por igual a miembros de todos los estratos.
Los estudios internacionales registran casos de psoriasis infantil hasta los 18 años, pero en Venezuela el patrón de referencia es hasta los 12 años. Y aun cuando en nuestro país ya reportaron un caso de psoriasis congénita, el promedio de edad en el cual se diagnostica es 8 años de edad.
González Otero afirma que el manejo de los pacientes pediátricos con la enfermedad debe ser guiado por un especialista en dermatología infantil, y en los casos con compromiso articular se debe trabajar junto con el médico reumatólogo. Otro reto importante al que se refirió es a la constancia en el tratamiento. “La persistencia y colaboración de la familia son muy importantes, porque en muchas ocasiones puede haber un retroceso o brote”. En cuanto al seguimiento, el especialista refiere que es muy complicado porque en oportunidades los padres, al ver que el niño mejora, no regresan. 

Cuidado con la automedicación. Como en otras enfermedades, el principal error en Venezuela es la automedicación. “Aquí todo el mundo usa la crema que mandó un amigo o un vecino”, señala. Advierte que los tratamientos tópicos (cremas y ungüentos) también pueden causar efectos secundarios sistémicos.
En el caso de los esteroides, muy eficaces cuando se manejan correctamente, si se usan de forma indiscriminada pueden ser peligrosos y provocar alteraciones metabólicas. El peso de los niños se incrementa, les aumenta la tensión y sufren fracturas espontáneas, entre otros daños óseos, cardiacos y renales.


No es contagiosa
Uno de los principales problemas que afrontan los niños en edad escolar son los conflictos emocionales y problemas de autoestima porque sus compañeros de aula, los padres de ellos e, inclusive, los maestros creen que se trata de una enfermedad contagiosa.
Ismery Cabello, dermatóloga del Complejo Hospitalario Ruiz y Paéz, de Ciudad Bolívar, considera importante no estigmatizar la afección, pues no se contagia. En la actualidad, con los llamados productos biológicos o terapias biológicas que se aplican en forma subcutánea, aprobados para ser aplicados en niños a partir de los 8 años de edad, se han obtenido buenos resultados que pueden hacer desaparecer la enfermedad.