• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Psoriasis: enfermedad de la piel no transmitible

La patología debe ser abordada por un equipo multidisciplinario, pues los pacientes pueden sufrir consecuencias de la enfermedad, incluso a nivel psicológico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica, autoinmune, no transmisible, dolorosa, desfigurante e discapacitante, que produce una fuerte carga psicosocial en el paciente, según lo admitió recientemente la Organización Mundial de la Salud, ente que también reconoce que muchas personas con la patología sufren debido a la carencia de consciencia en torno a la enfermedad.

En la XVI Jornadas de Actualización en Terapia Dermatológica y Estética, realizada  en Caracas, participó el dermatólogo Jaime Piquero Casals, especialista de la Clínica de la Piel, ubicada en Caracas, quien destacó que la psoriasis es una enfermedad dermatológica de origen desconocido, que se caracteriza por un aumento de la replicación de las células en algunas áreas. “La célula se divide, hace mitosis exageradamente en áreas como los codos, las rodillas, los nudillos, formando unas lesiones hipertróficas, engrosadas, que pueden de alguna manera perjudicar la calidad de vida del paciente”, señaló.

“Muchas veces la psoriasis no es solamente en piel, sino que compromete las articulaciones, formando la artritis psoriática. También tiene que ver con cambios metabólicos: la obesidad, el cigarrillo y el alcohol están muy asociados al empeoramiento o a la aparición de psoriasis en pacientes con predisposición genética. Esta enfermedad puede aparecer en cualquier momento de la vida, usualmente después de los 20 y hasta los 45 años, es decir, en la edad media de la vida”, destacó Piquero Casals.

La psoriasis entra dentro del grupo de las llamadas psicodermatosis, enfermedades que empeoran por el aspecto psicológico. “Un paciente que esté deprimido, estresado, ansioso, puede, de alguna manera, presentar la aparición de la enfermedad. Los pacientes con psoriasis son más propensos a un infarto al miocardio, así como a la diabetes, la obesidad mórbida y la artritis. Entonces, no es una enfermedad solamente de la piel”, indicó el especialista, quien recomienda que la patología sea abordada por un equipo multidisciplinario, que incluya reumatólogo, internista y psicólogo, aparte de dermatólogo.

Piquero Casals precisó la importancia de la comprensión hacia el paciente de psoriasis. “Falta un poco más de publicidad masiva, de hacer campaña de educación para que las personas entiendan lo no contagioso de la enfermedad, para mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen, que pueden de alguna manera sufrir bullying en sus oficinas, porque el acoso no es solamente en las escuelas. Pienso que con las campañas de educación y ahora con esta esperanza de nuevos tratamientos biológicos, la situación puede mejorar, pues estamos logrando resultados más adecuados, más rápidos yefectivos”, indicó el Dr. Jaime Piquero Casals.

No a la automedicación para una enfermedad que puede ser muy seria

“Cuando el paciente no es bien manejado a tiempo, empieza a presentar artrosis, deformidad de la articulación, y esas deformidades pueden provocar compresiones vasculares y de alguna manera necrosis distal. Hemos visto pacientes con psoriasis avanzada, con deformidad de los miembros, de los dedos, de las manos, de los pies, y que terminan estas consecuencias nefastas, como pueden ser una amputación, empeorando aún más el aspecto psicológico de este paciente”, destacó Piquero Casals.

Es importante que el paciente no se automedique. “El problema de la automedicación es que muchas veces, más de lo que uno cree, el paciente se hace un tratamiento errado. Por ejemplo, en el caso de un hongo de la piel, usan un esteroide. En el caso de una psoriasis o una enfermedad inflamatoria, usan un antimicótico. De alguna manera, el antimicótico puede mejorar un poco la lesión y la persona le va dando largas y viene con una enfermedad más avanzada”, detalló el médico.

Piquero Casals recomienda que si observa que usted o su familiar tiene placas nacaradas o blancas en áreas de inminencias óseas, como son los nudillos, los codos, las rodillas y el tobillo, que no curan fácilmente y persisten por semanas o meses, acuda al médico.

Información: Nota de Prensa.