• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Orientación psicológica evita trastornos de personalidad en pacientes con hemofilia

La Hemofilia | Foto: Cortesía

La Hemofilia | Foto: Cortesía

El padecer esta enfermedad crónica puede generar en el niño y en el joven trastornos de comportamiento vinculados a su condición física

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El manejo psicológico de las personas que padecen de hemofilia no excluye a quienes conviven con estos pacientes.

Según la doctora Minerva Zabala, psicólogo clínico y psicoterapeuta, “lo ideal es buscar ayuda psicológica durante la infancia, con la finalidad de evaluar el proceso de convivencia con la condición”.

Una vez diagnosticado con hemofilia, el paciente requiere atención especial para evitar sangrado profuso al lesionarse o herirse, ya que éste es el principal síntoma de la patología y puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, de forma interna o externa. “Los padres también forman parte de las sesiones, porque presentan temores con respecto a la crianza y el manejo que debe darse”, recalcó Zabala.

Asimismo, la psicóloga clínico y psicoterapeuta indicó que al ser una condición crónica representa un factor precipitante para la aparición de rasgos de personalidad particulares, los cuales pueden afectar el desarrollo psicológico y ameritan atención e intervención temprana, debido a que el carácter y ambiente familiar de algunos niños les hace más difícil adaptarse a esta condición de vida.

“Los pacientes con hemofilia pueden manifestar rasgos de personalidad peculiares como presencia de ansiedad de muerte y la agresión como mecanismo de defensa. Esto implica que el hecho de sufrir esta condición crónica genera en el niño y luego en el adulto, cuando no es bien llevado, una angustia vinculada con su experiencia en torno a su condición física, que los hace responder de manera agresiva en algunas situaciones, motivado por aspectos internos,” explicó.

Por otra parte, la especialista recomendó la práctica de la natación puesto que ayuda al fortalecimiento muscular, no lesiona las articulaciones y es un deporte completo. “Les da seguridad, incluso emocionalmente. El hecho de competir, de practicar una actividad física fortalece la psique. Igualmente, es necesario acudir a psicoterapia, participar en grupos de apoyo con el objetivo de promover la autoestima y favorecer el entorno social. En cuanto a la familia, quienes están a cargo, deben acudir también a psicoterapia, con la finalidad de disminuir los niveles de angustia, que en algunas ocasiones los conducen a la sobreprotección”, afirmó.

Finalmente enfatizó  que “en general, vivir con alguna condición crónica es posible. Es importante saber que estos pacientes pueden ser felices como cualquier persona, pueden estudiar, trabajar y desarrollarse como seres humanos completos. Una condición no hace una persona, y por lo tanto no la define”.  

Con información de nota de prensa.