• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Nuevo fármaco para el tratamiento de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

La terapia farmacológica alivia los síntomas  | Foto: cortesía prensa

La terapia farmacológica alivia los síntomas | Foto: cortesía prensa

La condición se caracteriza por la obstrucción progresiva y poco reversible de la vía aérea. Aproximadamente 12% de las personas mayores de 40 años que viven en Caracas tienen EPOC, es decir, al menos 1 de cada 10 personas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El broncodilatador es eficaz para el control de los síntomas de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), actúa en cinco minutos y mantiene su efecto durante 24 horas. Se administra en un dispositivo de baja resistencia al flujo aéreo que permite al paciente la confirmación de que recibió la dosis completa del medicamento. Cada cápsula contiene 50 microgramos de bromuro de glicopirronio, que permite la broncodilatación eficaz y prolongada. 

Laboratorios Novartis fue el responsable de la invención del fármaco que ayuda a los pacientes a recuperar parte de la calidad de vida perdida. Glenda Vilchez, gerente médico de Novartis Venezuela, señaló que el medicamento está avalado por un programa de estudios clínicos denominados GLOW (1, 2, 3, 4, 5, 6, 7), en los cuales se determina su eficacia como monoterapia broncodilatadora.

Ha sido aprobado en Venezuela, así como también por la Administración de Alimentos y Drogas de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés), la Agencia Europea de Medicamentos (EMA por sus siglas en inglés) y otras agencias regulatorias, incluidas varias latinoamericanas como las de Colombia, Ecuador, Perú y Argentina.

"La terapia farmacológica está orientada a aliviar los síntomas (disnea, tos, expectoración y opresión del pecho), permitiendo a los individuos con esta patología mantenerse activos y recuperar parte de su calidad de vida", acotó Vilchez. La EPOC es una condición crónica que no tiene cura definitiva.

"Fumar cambió mi vida"

Beatriz Rotundo es una docente de 60 años de edad, que incrementó su hábito y frecuencia de fumar a raíz de la muerte de su esposo hace seis años, quien falleció por ser fumador y tener la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. En menos de un año, ella presentó un cuadro de neumonía que fue el indicio de algo más grave que cambiaría su vida para siempre.

Rotundo desarrolló EPOC, pero su negativa a seguir el tratamiento farmacológico y ponerse en control médico desencadenó en diversas recaídas y hospitalizaciones. "No podía respirar, jadeaba mucho, me cansaba fácilmente, tenía una tos desagradable seca y me sonaba como un pito en el pecho. Hace cinco años y medio decidí poner de mi parte y seguir las indicaciones del doctor al pie de la letra, comencé el tratamiento, dejé de fumar y mis síntomas comenzaron a cesar", explicó.

"Como consecuencia de la enfermedad ahora soy hipertensa, tuve principio de un ACV, tengo problemas de circulación y fragilidad capilar. Actualmente estoy estable porque no he tenido más hospitalizaciones. Hoy en día todavía siento cansancio y a veces me dan las crisis, pero desde enero no he vuelto a estar hospitalizada y mi calidad de vida ha mejorado con la terapia farmacológica que me indicó el doctor", acotó la docente.

Cuando la respiración se compromete

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es una condición caracterizada por la obstrucción progresiva y poco reversible de la vía aérea, que afecta la capacidad de respirar de la persona. Los síntomas más comunes son la disnea (falta de aire), expulsión de flema anormal y tos crónica. A medida que la enfermedad avanza se hace más difícil realizar actividades cotidianas como subir escaleras, levantar peso o caminar.

De acuerdo con el neumonólogo Santiago Guzmán Córdova entre las causas por las que se produce la enfermedad están el tabaquismo, cuanto más fume una persona, mayor probabilidad tendrá de desarrollar EPOC. Otros factores de riesgo son: exposición a ciertos gases o emanaciones nocivas, ser fumador pasivo y el uso frecuente de fuego para cocinar sin la ventilación apropiada.

El diagnóstico se realiza a través de la espirometría, en la que se mide la cantidad y velocidad del aire que se mueve en las vías aéreas. El tratamiento de la patología se fundamenta en el uso de broncodilatadores inhalados, principalmente los de acción prolongada para controlar la disnea.

El especialista destacó que datos latinoamericanos demuestran que aproximadamente 12% de las personas mayores de 40 años que viven en Caracas tienen EPOC, es decir, al menos 1 de cada 10 personas. Es más frecuente en hombres, aunque ha venido en aumento el número de mujeres diagnosticadas.

Con información de Nota de prensa