• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Morfeo y el embarazo

Mujer embarazada durmiendo / Internet

Mujer embarazada durmiendo / Internet

Por el aumento de sustancias, pero también por la ansiedad, los hábitos del sueño se ven modificados con el embarazo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Por circunstancias hormonales y emocionales, los hábitos de dormir suelen cambiar durante el embarazo.

Durante el primer trimestre, al triplicarse los niveles de testosterona, muchas embarazadas ven aumentada su necesidad de dormir.

Durante el segundo trimestre, el sueño solo se ve frecuentemente interrumpido por la necesidad de orinar; mientras que durante el tercero, la micción frecuente, el crecimiento de la barriga, los movimientos fetales o la ansiedad pueden originar problemas para dormir.

Los especialistas recomiendan a las futuras mamás orinar antes de acostarse, cenar al menos dos horas antes de ir a la cama, no tomar café de noche y tomar un baño relajante antes de dormir, para favorecer el sueño en las etapas más difíciles de la gestación.

Uno de los riesgos que puede presentarse respecto al sueño en el embarazo es sufrir una condición llamada apnea del sueño. De hecho, una investigación realizada en el Centro Médico Rush de la Universidad de Chicago determinó que 7 de cada 10 embarazadas con diabetes gestacional podía sufrir apnea del sueño, sobre todosi existen otros factores de riesgo como la hipertensión o la obesidad.

La apnea del sueño es un trastorno respiratorio que consiste en una pausa de mínimo 10 segundos, al dormir. En casos graves, la persona puede permanecer hasta 40 segundos sin respirar involuntariamente, lo que trae como consecuencia arritmia, ahogos, inquietud e interrupciones de sueño. Durante este tiempo, el cerebro del paciente deja de recibir oxígeno. Estos episodios pueden darse entre 1 y 100 por hora, y ocasionan que la persona no tenga un sueño profundo