• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Ivic desarrolla prototipo de biosensor para detectar presencia de metilmercurio

Dicho compuesto es producido por la incineración de pilas, baterías de teléfonos y desechos hospitalarios, entre otros que contienen mercurio, los cuales generan una contaminación atmosférica que, al caer al suelo en forma de lluvia, es transformada por las bacterias en metilmercurio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Investigadores del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) desarrollan un prototipo de biosensor para detectar la presencia de metilmercurio, un componente altamente tóxico para seres humanos y el ambiente.

Dicho compuesto es producido por la incineración de pilas, baterías de teléfonos y desechos hospitalarios, entre otros que contienen mercurio, los cuales generan una contaminación atmosférica que, al caer al suelo en forma de lluvia, es transformada por las bacterias en metilmercurio.

María Hinojosa, quien es investigadora del Laboratorio de Suelos II del Centro de Ecología del Ivic, destacó que la explotación petrolera y minera produce este metal en algunas partes de los estados Zulia, Falcón, Carabobo, Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro.

"Este dispositivo (biosensor) permitirá detectar los niveles de metilmercurio en dichas zonas", señaló la investigadora.

Hinojosa resaltó que en octubre de 2013, Venezuela junto a 139 países firmó en Kumamoto, Japón, el primer acuerdo internacional para reducir el uso y comercio de mercurio, en aras de evitar daños a la salud y el ambiente.

El metilmercurio es un compuesto que se absorbe casi en su totalidad por vía pulmonar y gastrointestinal, mientras que es moderada su absorción por vía dérmica, reseñó el Ivic mediante nota de prensa.

Se estima que puede acumularse en ciertos órganos internos como el hígado y los riñones, aunque su almacenamiento más severo ocurre en el sistema nervioso, por lo cual se trata de un neurotóxico.