• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Hacer deporte en la adolescencia reduciría riesgo de diabetes

Excusas que no puedes usar para evitar el ejercicio

Ejercicio en la adolescencia

La investigación, liderada por la Universidad de Exeter (Inglaterra), demostró que la actividad física tiene efectos beneficiosos sobre la resistencia de los jóvenes a la insulina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La práctica habitual de ejercicio en los primeros años de laadolescencia reduce el riesgo de desarrollar diabetes en la edad adulta, asegura un estudio publicado por la revista Diabetología, que forma parte de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes.

La investigación, liderada por la Universidad de Exeter (Inglaterra), demostró que la actividad física tiene efectos beneficiosos sobre la resistencia de los jóvenes a la insulina, una condición que se da cuando el organismo no utiliza la hormona de forma eficiente y se desarrolla diabetes de tipo 2.

Los científicos descubrieron que, mientras el ejercicio tenía una gran impacto positivo en la salud de adolescentes de 13 años, no mejoraba la resistencia a la insulina de los jóvenes de 16 años.

Estos hallazgos sugieren que la adolescencia es un segmento de edad al que hay que dirigirse de forma específica para actuar contra la diabetes.

Los datos mostraron, además, que los niños de 13 años más activos reducían los niveles de resistencia a la insulina en un 17%, independientemente de su grasa corporal, y que esta diferencia entre los jóvenes que practicaban ejercicio y los que no disminuía progresivamente hasta desaparecer a los 16.

Para obtener estos resultados, los expertos midieron a través de sensores de movimiento electrónicos el nivel de resistencia a la insulina de 300 niños de entre 9 años hasta los 16, durante un año, 

Brad Metcalf, investigador en la "Escuela de deportes y ciencias de la salud" de la Universidad de Exeter, apuntó que el estudio proporciona importantes hallazgos para la reducción de la resistencia a la insulina, que se ha elevado drásticamente entre los 9 y los 13 años y, a partir de esa edad, cae en la misma medida hasta los 16.

"Nuestro estudio encontró que la actividad física reduce la enfermedad en los primeros años de la adolescencia pero no tuvo ningún impacto sobre los jóvenes de 16", explicó Metcalf.