• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Gobierno tiene varias cámaras hiperbáricas

Más de 40 centros públicos y privados utilizan esa terapia 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A pesar de que el presidente de la República, Hugo Chávez, solicitó permiso para recibir terapia y oxigenación hiperbárica en Cuba, en Venezuela hay alrededor de 40 centros públicos y privados que practican esa especialidad, entre ellos el Hospital Naval de la Armada Bolivariana, en La Guaira, donde se atienden no sólo accidentes de buceo, sino también numerosas patologías que requieren de ese tratamiento. El Gobierno también puso en funcionamiento el Centro Bolivariano de Medicina Hiperbárica Che Guevara, en Caucagua, estado Miranda, y otro que fue inaugurado hace más de un año en el estado Barinas.
Esos servicios tienen una capacidad para atender a varios pacientes simultáneamente. Consiste en suministrar oxígeno a través de una cámara presurizada a una presión dos o tres veces mayor que la atmosférica ambiental, y sirve para tratar numerosas enfermedades.
En el país también hay varios centros privados que prestan el servicio, entre ellos Hiperbárica Venezuela, en San Bernandino, que tiene experiencia en pacientes de la tercera edad.
Otro, de los más antiguos, es el Centro Médico Ambulatorio Hiperbárica, en El Márquez, el cual ofrece ese tipo de atención desde hace más de 20 años y es dirigido por el presidente de la Sociedad Venezolana de Medicina Hiperbárica, Adolfo González Barrios, quien asegura que la terapia y oxigenación hiperbárica en caso del cáncer no sólo mejora la inmunidad, sino que también reduce la tasa de crecimiento de células cancerígenas y disminuye estadísticamente la aparición de otros tumores.
En el caso del cáncer, es un tratamiento coadyuvante que ayuda a mantener los tejidos sanos en óptimas condiciones para evitar, por ejemplo, metástasis.
La duración de la terapia depende de cada caso o enfermedad, así como de la tolerancia del paciente, y suele durar entre 40 minutos y 2 horas diarias. En ocasiones se requieren hasta 60 sesiones con descanso sólo sábado y domingo.