• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Falta de alimentos pone en riesgo el desarrollo de los venezolanos

Los expertos recomiendan recurrir a la lactancia materna como estrategia contra la desnutrición | Foto: Alexandra Blanco

Los expertos recomiendan recurrir a la lactancia materna como estrategia contra la desnutrición | Foto: Alexandra Blanco

Advierten que los problemas de escasez inciden en el aumento de males crónicos, como diabetes e hipertensión

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Las continuas fallas de abastecimiento alimenticio a las que han estado sometidos últimamente los venezolanos no solo incrementan el riesgo de desnutrición crónica, sino que también afectan el crecimiento y desarrollo físico e intelectual de la población.  

Esa fue una de las advertencias que hicieron los asistentes al Congreso Internacional de Nutrición y Salud José María Bengoa, que culminó este fin de semana con la participación de expertos nacionales e internacionales, entre ellos nutricionistas, médicos y representantes de la Organización Panamericana de la Salud y de la Organización Mundial de la Salud.

A los especialistas les alarma el incremento de la desnutrición y la obesidad en Venezuela. Maritza Landaeta de Jiménez, miembro del Consejo Directivo de la Fundación Bengoa, advirtió que debe prestarse especial atención a los niños menores de 3 años de edad, mujeres embarazadas y ancianos.

Actualmente, por ejemplo, las familias, ante la incapacidad de conseguir leche, no sólo diluyen el producto, sino que lo sustituyen por atoles de plátano, yuca, ocumo y pasta licuados con azúcar, la leche o el tetero.

Toda esa situación puede incidir en un aumento de enfermedades crónicas, como la diabetes y la hipertensión, así como la disminución del peso y talla por causas nutricionales, señalaron. Agregaron que en regiones con recursos agrícolas y ganaderos, como Apure, Barinas y Zulia, casi 50% de la población afronta problemas nutricionales, 34% desnutrición y el resto, obesidad. 

No hay un estudio nacional sobre la situación nutricional del venezolano, con excepción de investigaciones focales que realizan las universidades, por lo que en la actualidad no se manejan cifras oficiales.  

Déficit en lactancia. En el foro científico se recomendó estimular la lactancia materna como una estrategia fundamental para proteger la salud de niños recién nacidos y lactantes. En estos momentos, a pesar de las campañas, no se ha llegado a la meta. Mientras en otros países de la región se ha logrado que 40% de las madres amamanten hasta los 6 meses de edad, en Venezuela eso ocurre sólo en 15% de los casos.

Recordaron que la práctica no sólo evita la mortalidad por infecciones, diarrea y neumonía, sino que, además, garantiza que el niño pueda crecer adecuadamente. Consideran que es la medida más efectiva para combatir la desnutrición y la obesidad.

Reiteraron la preocupación porque la importación masiva de alimentos se está realizando sin ningún control de calidad, ni en los puertos ni durante la distribución. Además, no viene acompañada de una campaña educativa y la población sigue consumiendo productos sin ningún valor nutritivo a causa de la escasez.

El país está desnutrido y obeso

Mercedes López de Blanco, vicepresidente de Fundación Bengoa, se refirió a la coexistencia en el país de obesidad y desnutrición, y destacó que se trata de una doble carga porque la población sufre de bajo peso y desnutrición y de sobrepeso y obesidad, por mala alimentación.

Los especialistas recomendaron una alimentación balanceada y variada, actividad física con regularidad y aumento en el consumo de frutas y vegetales. Al mismo tiempo, exhortaron a  disminuir el consumo excesivo de sal, azúcar y grasas.

En los últimos 13 años, la Fundación Bengoa ha trabajado con comunidades de bajos recursos de Apure, Zulia y Mérida, y en zonas urbanas y periurbanas de Caracas, como el 23 de Enero y La Vega, donde han impulsado un programa de nutrición social y comunitaria, principalmente en grupos vulnerables como son los niños, niñas, adolescentes y mujeres. La organización, señala Mercedes López de Blanco, no reparte dinero ni comida: "Enseña a tomar acciones contra el hambre y la desnutrición y a afrontar la crisis en la alimentación".