• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Farmacéutica compra los derechos de vacuna experimental contra el ébola

Varias insituciones buscan una vacuna contra ébola, como ésta en la Universidad de Vanderbilt, EE UU / Foto Cortesía BBC Mundo

Varias insituciones buscan una vacuna contra ébola, como ésta en la Universidad de Vanderbilt, EE UU / Foto Cortesía BBC Mundo

La empresa canceló 30 millones de dólares de los 50 que ofreció por la adquisición

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La farmacéutica estadounidense Merck anunció este lunes que compró los derechos para investigar, desarrollar, fabricar y distribuir una vacuna experimental contra el ébola propiedad de la empresa NewLink Genetics.

La vacuna experimental rVSV-EBOV, desarrollada originalmente por la Agencia de Salud Pública de Canadá, está en la primera fase de los ensayos clínicos en laboratorios de Suiza, Alemania, Kenia y Gabón, explicó Merck en un comunicado.

A la espera de los resultados de esa primera fase, los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos anunciaron su intención de llevar a cabo en los próximos meses la tercera fase de investigación para evaluar la seguridad y eficacia de la vacuna.

Merck acordó pagar a NewLink Genetics 30 millones de dólares por los derechos y abonar otros 20 millones cuando se lleven a cabo los nuevos ensayos clínicos para probar su eficacia, algo que esperan completar en el primer trimestre de 2015.

"Una vacuna eficaz contra el ébola será un componente crítico en las medidas de prevención para las personas en riesgo de contagio y para prevenir futuros brotes", dijo la responsable de la división de vacunas de Merck, Julie Gerberding.

La vacuna experimental rVSV-EBOV ofrece protección ante la enfermedad con una única dosis en animales y goza del potencial de tener efecto incluso inmediatamente después de una infección con el virus del ébola.

Desde marzo se han detectado 15.351 casos de infecciones en siete países (Liberia, Sierra Leona, Guinea, Nigeria, Senegal, España y Estados Unidos), de los que 5.459 resultaron mortales, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).