• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Evalúan potencial terapeútico de nuevos compuestos biológicos para enfermedades autoinmunes

Cientificos han producido una versión mejorada de un biofármaco/ Cortesía

Cientificos han producido una versión mejorada de un biofármaco/ Cortesía

Los estudios que se desarrollan en el IVIC esperan concluir con una versión mejorada de un biofármaco, capaz de bloquear la activación de los linfocitos involucrados en una exagerada respuesta autoinmune

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El sistema inmune protege al ser humano de microorganismos infecciosos capaces de desencadenar diversas enfermedades. Son muchas las barreras físicas que actúan como escudos protectores, como la piel, lágrimas, sudor, ganglios linfáticos, entre otros.

Sin embargo, los verdaderos defensores son los glóbulos blancos o leucocitos ubicados en la sangre, ya que tienen la responsabilidad de identificar y eliminar cualquier agente extraño que ingrese al cuerpo. Los glóbulos blancos reconocen a los invasores y los atacan de forma inmediata a través de unas células denominadas fagocitos y linfocitos.

Si bien el sistema inmunitario protege al ser humano de virus, bacterias, hongos y parásitos, también puede atacar órganos y tejidos sanos, causando trastornos autoinmunitarios. Algunos, como la artritis reumatoide, afectan a las articulaciones de las rodillas, manos y pies; mientras que otros, como el lupus eritematoso sistémico, ocasionan inflamación y dañan órganos vitales como el riñón, hígado e incluso el corazón.

Expertos del Laboratorio de Patología Celular y Molecular del Centro de Medicina Experimental del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), desarrollan -a nivel experimental- nuevas alternativas terapéuticas en función de prevenir y tratar las complicaciones inherentes a las enfermedades autoinmunes.

Los tratamientos farmacológicos convencionales están formados por sustancias químicas que simplemente alivian los síntomas generales, generando una respuesta inmunosupresora generalizada, es decir, “apagan” el sistema inmunitario del individuo. Aunado a ello, tienen efectos secundarios adversos para la salud; y aquellos basados en anticuerpos y moléculas humanas “recombinantes” (generados por biotecnología), pueden ser muy costosos.

Los científicos del IVIC, Ramón Montaño y Daniel Pérez-Witzke, informaron que en laboratorio han producido una versión mejorada de un biofármaco capaz de bloquear la activación de los linfocitos involucrados en las respuestas autoinmunitarias. “La molécula, denominada CTLA4Fcε, está constituida por dos dominios (CTLA4 y Fcε), los cuales pueden atacar varios blancos terapéuticos importantes para la generación y el desarrollo de las respuestas inmunológicas y la inflamación, asociadas a las enfermedades autoinmunitarias” explicó Pérez-Witzke.