• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Estudian nuevos factores de riesgo cardiovascular

Las enfermedades del corazón en pacientes con síndrome metabólico o con diabetes tipo 2 pueden tener otras explicaciones, además de las alertas ya conocidas como obesidad, entre otros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es ampliamente conocido que el riesgo cardiovascular está latente en personas con obesidad, colesterol y triglicéridos altos, hipertensión arterial, diabetes y tabaquismo. De acuerdo con el cardiólogo, Marcos Wilhelm, estudios recientes han demostrado la influencia de factores de riesgo emergentes relacionados con la actividad inflamatoria del organismo y las proteínas plasmáticas.

“El elevado riesgo cardiovascular de los pacientes con síndrome metabólico o con diabetes tipo 2, no puede ser explicado sólo por los factores de riesgo tradicionales, ya que algunos no los tienen e igual portan la patología. Es por ello que surgen otros factores causantes de la enfermedad. Estos no son de evaluación obligatoria en todos los pacientes, pero si se justificaría en aquellos con enfermedad cardiovascular precoz o con antecedentes familiares”, expresó el especialista en cardiología.

Conjunto de causas

El doctor Wilhelm destaca que por lo general las personas no tienen un solo factor de riesgo, si bien unos se manifiestan más que otros, siguen existiendo causas que se mantienen ocultas. Como ejemplo de su planteamiento hizo alusión a la aterosclerosis y la hipertensión arterial, ambas son de origen multifactorial, casi nunca se presentan solas y suelen ser asintomáticas.

Entre los factores de riesgo emergentes se puede determinar la sobrecarga de hierro. El mecanismo por el cual el hierro promueve la enfermedad vascular, ha mostrado en pacientes con enfermedad renal terminal un aumento del estrés vascular y sistémico, promoción de la arterosclerosis y aumento de la trombosis arterial.

Adicionalmente, los pacientes con infecciones agudas han sido asociados con eventos por enfermedad cardiovascular. Infecciones crónicas como clamidia, citomegalovirus, virus de inmunodeficiencia humana, Helicobacter pylori, hepatitis C, entre otras, podrían jugar un rol importante en el desarrollo de la enfermedad cardiovascular, al estimular un estado inflamatorio crónico de bajo grado, favoreciendo así la aterosclerosis.

“Es importante tener en cuenta que los fármacos utilizados para tratar las causas más conocidas tienen un impacto en los factores emergentes, por lo que al tratar los primeros se estarán tratando los segundos, explicó el cardiólogo.

El aumento de la presión arterial es el último síntoma de una enfermedad que ha estado escondida y que seguramente lleva años evolucionando, por lo tanto, no se debe esperar a que se manifiesten los síntomas para consultar a un especialista, en este caso un cardiólogo o un internista.

Información: Nota de Prensa