• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Escribir en exceso en teléfonos móviles lo puede llevar a cirugía

Usar otros dedos para escribir en el teléfono sería lo ideal, pero como puede parecer complicado, recomiendan al menos hacer pausas de cinco minutos cada dos horas

Usar otros dedos para escribir en el teléfono sería lo ideal, pero como puede parecer complicado, recomiendan al menos hacer pausas de cinco minutos cada dos horas

Tanto mover los pulgares inflama los tendones y esto se vuelve una enfermedad, dice un médico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los dedos pulgares se mueven gracias a un grupo de tendones que avanzan pegaditos al hueso radio por un túnel fibroso. El movimiento repetido de los dedos inflama esos tendones, y como no caben dentro del túnel lo rozan y se genera un dolor. Es la llamada ‘Enfermedad de D'Quervain’.

La patología fue descrita a principios del siglo pasado por el médico suizo Fritz de Quervain, pero lo novedoso del tema es que con la aparición de los smartphones o teléfonos inteligentes, el número de enfermos ha venido en aumento, por lo que los especialistas han visto duplicar sus consultas.

Antonio José Rueda González es uno de ellos. Es ortopedista y especialista en cirugía de manos, y si hace dos años una o dos de sus 12 consultas diarias eran por la también llamada ‘tenosinovitis’, ahora la mitad de sus pacientes llegan a consultarlo por eso.

“Para asegurarme le pregunté a un colega norteamericano que me encontré en Paipa hace un mes en un congreso de cirujanos de manos, y él me dijo que se le han duplicado y hasta triplicado sus pacientes con esa patología”, dice.

Con los smartphones se ha popularizado el ‘textear’, mandar textos. “El movimiento se hace con los pulgares, es un movimiento repetido de extensión y flexión del dedo para accionar las teclas, eso nos da un exagerado uso del tendón extensor y ha llevado a que hoy en día haya una epidemia de tenosenovitis”, explica Rueda.

Lo primero es la prevención. Usar otros dedos para escribir en el teléfono sería lo ideal, pero como puede parecer complicado, recomiendan al menos hacer pausas de cinco minutos cada dos horas.

Para el tratamiento del enfermo se puede usar una férula de abducción, un aditamento que aleja el dedo pulgar de su posición dejando libre la falange de la uña. Y están las fisioterapias con contrastes de temperatura y ultrasonido.

Rueda recomienda una cirugía que no pasa de media hora, una pequeña incisión abre el túnel fibroso para liberar los tendones y santo remedio.