• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Envejecer sin envejecer

Dr. Isidoro Bronstein Z., especialista en Medicina Interna y miembro de la Academia Americana de Medicina Anti-Aging | Foto: Cortesía

Dr. Isidoro Bronstein Z., especialista en Medicina Interna y miembro de la Academia Americana de Medicina Anti-Aging | Foto: Cortesía

“Vivimos el auge de una nueva especialidad médica: la medicina antienvejecimiento, tan conocida generalmente por su denominación inglesa: anti-aging medicine. A su reconocimiento médico se une una expectación social de muchas personas, que se preocupan por conocer sus fundamentos y sus principales logros, a veces con perspectivas exageradas”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La medicina antienvejecimiento es una disciplina médica de carácter preventivo, cuyo objetivo fundamental es mejorar la calidad y las expectativas de vida del individuo, a través del control de los agentes que causan el deterioro de los diferentes órganos y sistemas.

El programa de prevención  se basa en la detección precoz de los factores de riesgo relacionados  con el envejecimiento y el abordaje integral de los mismos.

¿Qué es el envejecimiento?                               

Es un proceso natural, inevitable, que produce cambios graduales en muchas áreas del cuerpo. Es un proceso dinámico que se inicia en la concepción, y termina con la muerte, es universal e individual.

No todos los individuos  envejecen al mismo ritmo, ni  todos los órganos envejecen a la misma velocidad dentro del mismo cuerpo.

Uno de los principales efectos causados por el tiempo en los seres vivos es la disminución global de las funciones de los órganos, en particular en el sistema endocrino produciéndose alteraciones en la vitalidad y función sexual, el sistema inmune a su vez sufre inmunodepresión, con lo que existe mayor propensión hacia los procesos infecciosos, enfermedades autoinmunes, y el desarrollo de enfermedades cancerosas.

El estrés al igual que los factores sicológicos y emocionales tiene un gran impacto en el proceso de envejecimiento, además de una serie de síntomas y problemas de conducta que guardan relación con la edad, pérdida de la memoria, desorientación, confusión, depresión, enfermedades mentales y problemas emocionales.

Nuestro cuerpo funciona como un aparato con una vida útil predeterminada antes de nacer: aquí el principal modelo es el genético, la herencia sería la responsable de cuándo y cómo envejecemos. La forma cómo llegamos a la madurez está signado por la historia familiar  y el estilo de vida

 ¿Conectan las células nerviosas?.

Con la edad el cerebro pierde algunas de las estructuras (axones) que conectan las celulares nerviosas entre sí (las neuronas) y conlleva a distintos trastornos cognitivos, como demencia senil, arterioesclerosis cerebral, enfermedad de Alzheimer, entre otras.

En los últimos años la medicina en general, ha alcanzado logros importantes; su nivel de desarrollo se  refleja en un descenso notable en los índices de mortalidad, y en el  aumento de la expectativa de vida.

Se puede decir que todo el desarrollo de la medicina se ha encaminado a extender y mejorar la calidad de vida.

El aumento del control de la natalidad, que al disminuir el número de nacimientos destaca una población creciente de adultos envejecidos, quienes al darse cuenta del desafío que implica llegar a la vejez comienza a interesarse por prevenir las repercusiones negativas del envejecimiento, a nivel biológico, mental, y social.

En este contexto adquieren gran relevancia los conceptos expresados por la Organización  Mundial de la Salud en su programa global contra el envejecimiento , al contemplar la necesidad de prevención y auto cuidado en el transcurso del ciclo vital del individuo.

Los proyectos más eficaces para enfrentar el envejecimiento son enfocados a los mecanismos genéticos y moleculares con el objetivo de mantener en óptimas condiciones la fisiología celular y la homeostasis del medio interno.

La investigación se está concentrando en las células,  las cuales contienen en sus núcleos, sus cromosomas, y en las puntas de estos están los telómeros que son unidades de cromosomas que se replican.

Mientras existe la replicación de los cromosomas continua la división celular y la vida. La edad avanza en función de las divisiones celulares de cada organismo.

Los telómeros dependen de una enzima, la telomerasa, que después de ciertas edades disminuye su producción y los telómeros para replicarse dependen de ella.

De igual manera investigaciones, entre ellas la del  Dr. Bruce Ames, está dirigida a optimizar la función de la mitocondria  celular.

Lo que se busca es lograr las funciones vitales que tenía una persona en los mejores tiempos de vida activa.

Cada vez más un mayor número de individuos pueden obtener beneficios de las pruebas de valoración de estado, los llamados biomarcadores del avance de la edad. 

Estos análisis nos permiten construir un “mapa” del envejecimiento biológico, que nos indica a qué velocidad envejecemos y la capacidad que tiene nuestro cuerpo para repararse a sí mismo.

Se trata de determinar en cada paciente la edad biológica, es decir la capacidad funcional y estado de salud frente a la edad cronológica (años cumplidos).

Para ello se realizan pruebas como:.

•       Análisis bioquímicos, hormonales genéticos, biomarcadores tumorales, neuronales y de oxidación celular.

•       Medidas de las diferentes funciones; medidas de masa grasa y masa magra, envejecimiento cutáneo, visual, auditiva, táctil, sensitivo, mental, cardiaco, densidad ósea, mediante análisis computarizado.

Una vez realizada la evaluación clínica integral, se establece el programa de tratamiento, el cual es individual. Implica:

•       Estimulación celular (telómeros y de la mitocondria)

•       Dieta personalizada y suplementos nutricionales

•       Educación nutricional

•       Terapia de reemplazo hormonal

•       Reparación del estrés oxidativo

•       Reforzamiento del sistema inmunológico

•       Terapia para detener y mejorar el envejecimiento cutáneo

•       Ejercicio físico

Lo que buscamos con esta medicina,  es lograr precisamente un envejecimiento exitoso, es decir: Ausencia de enfermedad o discapacidad y mantenimiento de un alto nivel funcional tanto físico, cognitivo y de participación en actividades sociales y productivas.

La mayor edad no está etiológicamente ligada a la presencia de enfermedad. 

Existen factores de riesgo ligado a enfermedades prevalentes en la vejez que son modificables, reductibles e incluso reversibles, lo que aumenta la posibilidad de un envejecimiento exitoso.

¿Esperanza de vida en Venezuela? 

Según estudios realizados en la Facultad de Medicina de la UCV en el año 2013, reportan que ha aumentado la expectativa de vida del venezolano (promedio de años de vida) 76 años en la mujer y 72 para el hombre. También ha aumentado la cantidad de venezolanos mayores de 85 años, lo que se conoce como “envejecimiento de la vejez”.