• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Depresión y sexo casual en adolescentes: ¿Causa y efecto?

El sexo casual entre adolescentes puede vincularse doblemente con depresión / Cortesía Internet

El sexo casual entre adolescentes puede vincularse doblemente con depresión / Cortesía Internet

Investigadores de la Universidad de Ohio encontraron que los jóvenes con depresiones previas son más propensos a tener sexo casual, pero también que jóvenes sanos que tienen sexo casual, pueden terminar deprimidos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Una doble vinculación entre sexo casual y depresión en la adolescencia encontró un estudio de la Universidad de Ohio, que concluyó que los adolescentes con síntomas de depresión son más propensos que otros a tener sexo ocasional, pero también detectó una correlación inversa: el sexo ocasional podía también ser un detonante de depresión en adolescentes sin episodios previos.

Siempre se había tratado de responder a qué fue primero, el huevo o la gallina, pero en este particular, ambos caminos conducen a respuestas válidas. La doctora Sara Sandberg, quien encabezó la investigación hizo énfasis en que la premisa que la inició era precisamente esa: cuál era la causa y cuál el efecto. “Este estudio provee evidencia de que una pobre salud  mental puede conducir a tener sexo casual, pero que también el sexo casual, adicionalmente, conduce a un empobrecimiento de la salud mental.  

 

Las conclusiones se aplican tanto a hombres como a mujeres, pero los resultados sorprndieron a los autores, en el sentido de que pareciera según las convenciones sociales que las mujeres no tienen mucho sexo casual, pero la investigación reveló que no es así.

“Es inesperado, porque todavía existe este doble discurso social que dice que está bien para los hombres tener algo de sexo casual, pero se mira con recelo todavía en el caso de las mujeres”, dijo Clara Kampo, profesor adjunto de Ciencias Humanas en Ohio. “Pero estos resultados sugieren que una pobre salud mental y el sexo casual están relacionados, seas hombre o mujer”.

Al menos 10.000 adolescentes de 80 liceos y 52 de etapas medias de la educación fueron entrevistados a  los 12 años y luego fueron entrevistados otra vez cuanto tenían entre 18 y 26 años. Ellos fueron interrogados sobre sus experiencias románticas así como también como síntomas depresivos y pensamientos de suicidio. 29% de los entrevistados reportaron haber mantenido relaciones de sexo casual, que se definió en el estudio como tener sexo con un compañero con el que no se está en una relación.

 

De ese 29% que admitió tener sexo casua -33% hombres y 24% mujeres-  reportó haberse involucrado en alguna relación de sexo casual. Definida como una pareja que solo tiene sexo y nada más. reported engaging in any casual sexual relationship.  Los particitipantes que reportaronn relaciones de sexo casual cuando eran jóvenes adultos eran más propensos a tener pensamientos de suicidio o a tener más síntomas depresivos que los adolescentes que no lo hicieron. Adicionalmente, la salud mental disminuía cuando se le vinculaba con el sexo casual. “Este estudio provee evidencia de que una pobre salud mental conduce a tener sexo casual, pero que también el sexo casual puede complicar la salud mental de alguien que previamente esté bien”,  dijo Sandberg- Thomas.

Los investigadores no están seguros de por qué el sexo casual puede vincularse posteriormente más  con serias consideraciones de suicidio que con propios síntomas depresivos. “Puede ser que como los síntomas depresivos fluctúan durante la adolescencia, sea difícil captar cuando están presentes las dos situaciones, como en este estudio”, dijo Dush.

Los científicos también creen que las relaciones de sexo casual pueden herir la habilidad de adultos jóvenes de desarrollar relaciones con compromisos en otras áreas, que son tan necesarias para su desarrollo. También consideran que necesitan poner el foco en otras medidas para mejorar la salud mental de los adolescentes y prevenir que caigan en situaciones que la deterioren

“La meta debería ser identificar adolescentes que atraviesan esa lucha contra una pobre salud mental para poder intervenir antes de que ellos se involucren en relaciones de sexo casual que los dejarán en peores condiciones”, concluyó Sandberg-Thoma.