• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Comprobaron beneficios de la dieta mediterránea

Alimentos que se pueden incluir en la dieta para limpiar el organismo / El Comercio/Perú/GDA

Alimentos / El Comercio/Perú/GDA

Los investigadores determinaron que reduce los riesgos cardiacos en personas mayores de 55 años de edad

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Uno de los estudios científicos más sólidos y de mayor duración determinó que la dieta mediterránea puede reducir la posibilidad de sufrir problemas cardiacos, en particular ataques, en personas mayores con alto riesgo de padecerlos, informó AP.
La investigación duró cinco años y abarcó a 7.500 personas en España. Quienes tenían una dieta mediterránea con bastante aceite de oliva o frutos secos vieron reducido en 30% el riesgo de problemas cardiovasculares en comparación con quienes recibieron la indicación de seguir una alimentación baja en grasas, pero que en realidad no reducía mucho su consumo.
La dieta mediterránea incluye mucha fruta, pescado, pollo, granos, salsa de tomate, ensaladas y vino. Ese tipo de alimentos son considerados desde hace mucho tiempo saludables para el corazón, pero tal aseveración se basa en estudios de observación que no permiten comprobarla.
La nueva investigación es mucho más sólida porque a las personas se les asignaron dietas por bastante tiempo y se les dio un seguimiento cuidadoso. Incluso se hicieron pruebas de laboratorio para verificar que las personas sometidas a la dieta mediterránea habían aumentado el consumo de aceite de oliva o frutos secos como se les había recomendado.
La mayoría de esas personas estaban tomando medicamentos para el colesterol alto y para el control de la presión sanguínea, y los investigadores no alteraron los tratamientos que ya están probados, dijo uno de los principales directores del estudio, Ramón Estruch, del Hospital Clinic en Barcelona.
Los resultados del estudio fueron difundidos en Internet por la publicación New England Journal of Medicine.

Fidelidad. Quienes participaron en el estudio no recibieron menús rígidos ni objetivos de calorías porque el propósito no era que perdieran peso. Por esta razón quizá fue fácil para ellos seguir la dieta y sólo casi 7% la abandonó en menos de dos años. Hubo el doble de deserciones en el grupo al que se le pidió comer menos grasa que en los que tuvieron la dieta mediterránea.
En el estudio participaron personas de 55 años a 80 años de edad y poco más de la mitad eran mujeres. Ninguno padecía enfermedades cardiacas al comienzo aunque estaban en riesgo debido a problemas de salud; la mitad tenía diabetes y la mayoría sobrepeso, colesterol y presión arterial elevada.