• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Club de la Risa celebra tres años llevando risas gratis a los caraqueños

El domingo 24 de noviembre se reunirán todos en el Parque del Este | Foto: Venezuela Riendo

El domingo 24 de noviembre se reunirán todos en el Parque del Este | Foto: Venezuela Riendo

El domingo 24 de noviembre se reunirán todos en el Parque del Este

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los domingos, sin falta, a las diez de mañana en el Jardín de las Esculturas en el Parque del Este, se agrupan personas de todas las edades para compartir gratuitamente una hora de Yoga de la Risa, guiados por el equipo de Venezuela Riendo. Y, este 24 de noviembre, celebrará 3 años de risas con dos horas de carcajadas, ejercicios, nuevas respiraciones y saludos sorpresas que reflejen, de manera jocosa, rasgos de la idiosincrasia del venezolano.

Esta actividad que busca experimentar los beneficios de la risa permite, a los asistentes, compartir sin distinciones de ningún tipo. “Arrancamos con nuestro Club de la Risa agrupando a 10 participantes y, hoy en día, somos más de 100 personas, de la Gran Caracas y Aragua, riendo todos los domingos”, comenta su creador Jesús Reggeti, primer maestro en Yoga de la Risa, formado en la India (2009) con el Dr. Madan Kataria.

Ellos aspiran  a que, el próximo año, el grupo crezca hasta llegar a las 250 personas y a lograr extender los clubes de la risa a otras partes de la ciudad y del país. A este proyecto dan vida, de forma voluntaria,  Jesús Reggeti  primer maestro en Yoga de la Risa, formado en la India (2009) con el Dr. Madam Kataria; Jesús Reina,  educador, líder en yoga de la risa, fotógrafo y recreador; y Bonnye Maldonado, licenciada en artes, reidora activa y relacionista pública.
 
Venezuela Riendo tiene como objetivo propiciar espacios de encuentro en nuestra sociedad, disminuir los niveles de estrés y contribuir  a la recuperación de pacientes con diferentes afecciones. El uso de la risa, como terapia complementaria, está avalado científicamente y, en Venezuela, ya se encuentra en práctica en algunos centros de salud.