• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Certificados de vacunación para fiebre amarilla serán válidos indefinidamente

Jornada de vacunación contra el virus AH1N1 / Eleonora Delgado

Vacuna / Eleonora Delgado

Hasta ahora los certificados de vacunación sólo eran válidos durante diez años, pero hoy los delegados de la Asamblea decidieron modificar la norma y establecer que los certificados durarán indefinidamente

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los certificados de vacunación para la fiebre amarilla, que hasta ahora servían máximo por diez años, serán válidos para toda la vida, según decidió hoy la Asamblea Mundial de la Salud.

Esta semana se reunieron en Ginebra los Estados miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un encuentro anual en la que establecen prioridades sobre salud pública en el mundo, y tras una última e intensa jornada que se alargó hasta entrada la noche, hoy concluyó.

En esta edición se aprobaron una veintena de resoluciones, entre las que destaca una aprobada hoy y que modifica las Regulaciones Internacionales de Salud en lo que respecta a la fiebre amarilla.

Hasta ahora los certificados de vacunación sólo eran válidos durante diez años, pero hoy los delegados de la Asamblea decidieron modificar la norma y establecer que los certificados durarán indefinidamente.

Esta decisión se ha tomado basada en la recomendación del Grupo de Asesoramiento de Expertos Estratégicos (SAGE, en sus siglas en inglés).

Por otra parte, en la última jornada, los representantes solicitaron que se redacte un borrador de resolución para ser aprobado el próximo año sobre un Plan de Acción de lucha contra la resistencia a los antibióticos.

Los delegados reconocieron que es un problema creciente y se van a dar un año para profundizar sobre el tema y plantear un programa multisectorial a aprobar en la próxima Asamblea.

Durante la semana se adoptaron resoluciones sobre varios temas, entre los que destacaron la lucha contra la tuberculosis, la hepatitis y la salud neonatal.

Una de las más comentadas fue la adopción de una resolución que pide el desarrollo e implementación de políticas públicas multisectoriales que visen a reducir la incidencia y morbilidad de la hepatitis, que se cobra anualmente la vida de 1,4 millones de personas.

La resolución urge a los países a que desarrollen programas de prevención de la hepatitis, al tiempo que refuercen los programas de inmunización para reducir la incidencia de los tipos para los que existen vacunas.

Con respecto a la resolución sobre la tuberculosis, concretamente, se pretende que en 2035 la mortalidad por la enfermedad se haya reducido un 95 por ciento y su incidencia en un 90 por ciento, "o a menos de 10 casos por 100.000 habitantes", especifica el texto.

Otra de las decisiones fue la adopción de un Plan de Acción para reducir la mortalidad entre los recién nacidos de ahora hasta 2025.

Concretamente, el Plan tiene como objetivo lograr que por cada 1.000 nacimientos, sólo se produzcan 10 decesos, dado que, actualmente, en países como Pakistán se dan estadísticas de 50 muertes por cada millar de nacidos, mientras que en lugares como Suecia la ratio es de 5 decesos por cada mil nacidos.

El Plan establece la necesidad de implementar medidas simples y prácticas pero muy efectivas para la reducción de las muertes de los recién nacidos.

Algunas de estas prácticas son resucitar a los bebés que nacen con problemas respiratorios; secar bien al recién nacido para evitar hipotermia; poner clorhexidina en el cordón umbilical para evitar una infección; amamantar inmediatamente; y colocar al recién nacido sobre el pecho de su madre para recuperar el calor, acompasar el ritmo cardíaco y estimular la subida de la leche.

Casi 3 millones de recién nacidos mueren antes de cumplir un mes de vida, y otros 2,6 millones fallecen durante las primeras 24 horas de vida (de los que 1,2 millones durante el parto).

La Asamblea también aprobó una resolución que urge a los Estados miembros a poner más atención al tratamiento médico que reciben los niños que sufren autismo y otros transtornos mentales y asegurarse que éstos casos se incluyen en los programas de salud específicos para niños y adolescentes.

La resolución se aprobó tras constatar que en muchos países los niños con autismo no reciben tratamiento específico de los sistemas de salud.

Por otra parte, los delegados que asistieron a la Asamblea aprobaron una resolución que pide a los Estados miembros a que implementen planes que visen a acabar con el estigma que padecen las personas con psoriasis.