• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Cáncer de cuello uterino amenaza la vida de la mujer

Cáncer de cuello uterino | Foto: Archivo

Cáncer de cuello uterino | Foto: Archivo

Expertos reunidos en las Jornadas Científicas de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela señalaron que la mitad de las mujeres venezolanas en edad de riesgo no se hacen la citología

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El cáncer de cuello uterino sigue siendo uno de los tumores ginecológicos más frecuente en las mujeres de Venezuela. Esta neoplasia que se desarrolla por la infección con el virus del papiloma humano, tiene una tasa elevada de mortalidad. Una de las razones es que casi la mitad de la población femenina en edad de riesgo no se realiza la prueba de detección precoz a través de la citología vaginal.

El cirujano oncólogo y epidemiólogo Luis Capote Negrín, en su presentación en las Jornadas Científicas de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela, enfatizó que la taza de mortalidad por cáncer de cuello uterino en Venezuela es de 11 fallecimientos al año por cada 100.000 mujeres, en comparación con países que tienen una tasa de 1 a 2 máximo.

“Ha disminuido la mortalidad por cáncer de cuello uterino porque ciertamente muchas mujeres se hacen regularmente la citología vaginal. Esto ha tenido un impacto, pero no todo el que quisiéramos, porque lo que llamamos las tasas de cobertura, es decir el porcentaje de mujeres en edades de riesgo que se están haciendo la citología, todavía en Venezuela está alrededor de 40 a 50%”, indicó Capote.

Lesiones pre malignas

La mayoría de las mujeres no tienen signos o síntomas de cáncer de cuello uterino en las primeras etapas. Los síntomas habitualmente no aparecen hasta que el cáncer se ha diseminado a otros tejidos y órganos. Sin embargo, es posible que la sintomatología sea causada por alguna otra patología ginecológica. Es por ello que la citología adquiere relevancia.

El doctor Humberto Acosta, profesor universitario y coordinador del área de cáncer ginecológico en la Jornada Científica de la SAV, mencionó que se ha demostrado que no hay cáncer invasor de cuello uterino sin lesión pre maligna primero, la cual es provocada por una infección viral.

“Este cáncer es producido por el virus denominado VPH de alto riesgo. La mayoría que se contamina, hombres y mujeres, elimina el virus con mecanismos de defensa propios por medio de su respuesta inmunológica. Solo en aquellas personas en las que el virus no es eliminado, entonces genera lesiones pre cancerosas, que si las tratamos no hace cáncer”, sostuvo el ginecólogo.

De acuerdo con el doctor Capote, el rango poblacional de edad óptimo para las citologías en mujeres está entre los 25 y 64 años. Tradicionalmente se recomendaba hacer la prueba anualmente, pero basado en estudios de diferentes poblaciones, se ha demostrado que se puede aumentar el tiempo entre pruebas. “Se puede hacer una citología cada tres años, salvo que el médico indique la prueba anual. Esta indicación puede corresponder a factores de riesgo elevados en la vida de la mujer o a la presencia del virus de papiloma humano”, señaló.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que entre los factores de riesgo que favorecen la presencia y persistencia del virus del papiloma, está el inicio de las relaciones sexuales a temprana edad (menos de 18 años), cambios frecuentes de pareja, y los elementos que alteran la respuesta inmunitaria como son el hábito tabáquico y el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). 

Prevención con vacuna

En la actualidad se aplican unas vacunas contra el VPH, específicamente para generar anticuerpos contra los genotipos responsables del cáncer y de las verrugas. El VPH es un virus con más de 100 variedades genéticas. El doctor Capote señala que solamente los genotipos 16, 18, 32, 33, 35, 48, 52, son básicamente los de alto riesgo. Esta medida preventiva ha estado en práctica por casi 9 años y los estudios de seguimiento han demostrado que las vacunas son eficaces y seguras. Informò Capote que las autoridades sanitarias venezolanas aprobaron la vacuna este año, y para el año el 2016 se tiene planificado comenzar con el proceso de inmunización, inicialmente en niñas entre 9 y 12 años de edad.

 

 Información: Nota de Prensa