• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

El placer también vale para el paciente oncológico

No querer sexo. Ellos al igual que las mujeres no siempre están dispuestos a tener relaciones sexuales / El Universal de México

En relación con el cáncer de próstata, la incidencia se relaciona con la edad / El Universal de México

Ante la incidencia alta de cánceres de mama y de próstata, los expertos aconsejan no dejar a un lado la vida sexual del enfermo 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No pocas personas tienen disfunción sexual luego del tratamiento contra el cáncer, una condición que debe ser tratada desde el punto de vista médico, psicológico y conductual, con el fin de lograr la mejoría del paciente. Ese fue el punto central del Seminario Rehabilitación sexual del paciete oncológico, en el cual participaron la sexóloga Luz Jaimes, el oncólogo Daniel Figueira y la médica Leonor Oliveros.

“La incidencia mundial de cáncer de mama es de 99,4 por cada 100.000 mujeres, siendo mayor en países desarrollados como Estados Unidos, Canadá y Europa y menor en Latinoamérica, África y Asia, lo que representa que más de 3.800 mujeres son diagnosticadas con cáncer de mama todos los días en el mundo”, señala Figueira. En los hombres, el cáncer de próstata es el de mayor incidencia con 13,5%. Su aparición se relaciona con la edad. A los 50 años la incidencia es de 15% a 30%, mientras que a los 80 años es de 60% a 70%. La mayoría corresponde a enfermedad microscópica,  por lo que esos tumores son asintomáticos y jamás se diagnostican”.

Jaimes explica que muchos tipos de cáncer y sus tratamientos pueden causar disfunción sexual. Estudios demuestran que cerca de la mitad de las mujeres que han sido tratadas por cáncer ginecológico y cáncer del seno padecen de disfunción sexual a largo plazo. Mientras que los hombres que han sido tratados de cáncer de próstata han informado haber tenido problemas de disfunción eréctil, que varía dependiendo del tipo de tratamiento recibido.  “Tanto hombres como mujeres aún son capaces de tener orgasmos, aunque pueden retardarse por efecto de los medicamentos o de la ansiedad”, indica Jaimes. Subraya que restaurar la función sexual debe relacionarse con la satisfacción sexual del paciente y su pareja porque el correcto tratamiento individuo/pareja incrementa la satisfacción. 

Cuando la enfermedad llega. De acuerdo con cifras que maneja Figueira, en Venezuela, para 2011 la incidencia del cáncer de mama era de  27,47 casos por cada 100.000 mujeres, lo que representa que cada día se diagnostican 86 mujeres con cáncer de mama, es decir, que 1 de cada 33 presentará cáncer de mama. “Si bien la incidencia es menor que en los países desarrollados, hay estadísticas preocupantes como que solo 9,25% de los casos se encuentran en estadios tempranos cuando tienen tasas de curación de hasta 98%. El resto son diagnosticadas en estadios avanzados, en los que las tasas de curación son mucho menores y dependen de otras circunstancias, lo que origina que una de cada 42 mujeres fallezca de cáncer de mama”.

En relación con el cáncer de próstata, la incidencia se relaciona con la edad. Explica el especialista que una característica del tumor de próstata es que en la gran mayoría de los casos es de crecimiento muy lento, por lo que pasa inadvertido. Sólo un pequeño número de casos se comporta de una forma más agresiva y requiere algún tipo de tratamiento.

Derecho al sexo

Durante el seminario se enfatizó que el objetivo en la curación del cáncer no debe menospreciar la calidad de vida postoperatoria. “Cada día son más jóvenes las personas que sufren de esa enfermedad y, por ende, tendrán una mayor sobrevida en la cual la actividad sexual no debería ser afectada. Debemos lograr tratamientos con menores consecuencias posibles resaltando aspectos emocionales y sexuales para una vida agradable y de mejor calidad”, explica Luz Jaimes.

El problema sexual más común en las personas con cáncer es la pérdida del deseo sexual. En los hombres las dificultades pueden ir desde la imposibilidad de alcanzar la erección o mantenerla, incapacidad de eyacular, eyaculación retrógrada a la vejiga o imposibilidad de alcanzar un orgasmo. Mientras que las mujeres muestran un descenso del deseo sexual, dolor durante el coito por cambios en la sensibilidad genital y adormecimiento o capacidad reducida para llegar al orgasmo. En  las mujeres en las cuales se les ha practicado mastectomía unilateral o bilateral, el componente estético afecta su estima y seguridad sexual.

Las cifras

42,4 casos de cáncer de próstata por cada 100.000 hombres se diagnosticaron en 2011 en Venezuela, es decir, 1 de cada 20 hombres presenta esa afección.

25 hombres por cada 100.000 venezolanos fallece de cáncer de próstata, lo que representa 20% de las muertes oncológicas en el país.