• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Calibración de equipos de radioterapia garantiza dosis adecuadas en tratamientos

Se emplean equipos sofisticados para realizar el control de calidad y calibración / Cortesía IVIC

Se emplean equipos sofisticados para realizar el control de calidad y calibración / Cortesía IVIC

El Ivic puso en funcionamiento dos  aceleradores lineales en centros de salud de los estados Mérida y Táchira

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Administrar la dosis adecuada y confiable en los tratamientos de radioterapia recibidos por los pacientes con cáncer, se logra a través de la calibración de los equipos empleados en las terapias. Para garantizar que el tratamiento sea efectivo, el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) ofrece sus servicios y asesoría especializada en este proceso a los centros de salud del país.

El servicio es canalizado a través del Laboratorio Secundario de Dosimetría y Metrología (Lscd) del IVIC, que forma parte de la red de Laboratorios Secundarios de la Agencia Internacional de Energía Atómica, lo que avala su confiabilidad en las prácticas. Es el único laboratorio de su naturaleza en el país, por lo que funge como asesor del Ministerio del Poder Popular para la Salud (Mpps) en el control de calidad de los equipos de radiodiagnóstico y radioterapia, en al menos cinco hospitales al año.

Atendiendo la solicitud del ente encargado de la salud, el Lscd realizó el control  de calidad y calibración para poner en  correcto funcionamiento los aceleradores lineales de la Unidad Oncológica La Flor de la Esperanza, perteneciente al Instituto Autónomo Hospital Universitario de Los Andes en el estado Mérida, así como el de  la Unidad de Radioterapia de la Lotería del Táchira. Los dos servicios de radioterapia atienden entre 60 y 90 personas al día.

El acelerador lineal es el dispositivo emisor de las radiaciones que se emplean para tratar diversos tipos de cáncer.  Antes de calibrar el equipo es necesario verificar el funcionamiento de todos los aspectos técnicos que influyen en la dosis de radiación que se suministra. Para ello, se realizan evaluaciones mecánicas, dosimétricas y de protección radiológica tanto para el paciente como para el personal que está expuesto a las radiaciones.

“Es un trabajo de alta precisión donde se verifican todos los sistemas para garantizar que el tumor reciba la irradiación con un haz radiante uniforme, plano y simétrico, que no afecten la salud del paciente”, explicó Lila Carrizales, jefa de la Unidad de Tecnología Nuclear del Ivic, a la que pertenece el Lscd.

La calibración de los aceleradores lineales requirió del trabajo en conjunto del personal científico de la institución, contando con la participación de José Durán y Carlos Rodríguez.  “Tenemos los equipos de alta tecnología necesarios y el talento humano capacitado  en física médica para realizar los controles y calibraciones. Con esto contribuimos y aportamos a la soberanía tecnológica nacional”, destacó Carrizales.