• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Drogas inteligentes sustituirán quimioterapia

En Los Magallanes de Catia no realizan pruebas para el control del VIH desde hace un mes por falta de suministros | Ernesto Morgado

Análisis | Ernesto Morgado

Las novedades en oncología incluyen desde inyecciones hasta soluciones que combaten tumores avanzados y metástasis

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Combinaciones de drogas, algunas existentes con otras que se encuentran en desarrollo, podrían dar paso a la desaparición de la quimioterapia como una de las formas de tratamiento contra el cáncer. Los avances en medicina indican que los biomarcadores que se introducen directamente en la célula tumoral, test diagnósticos que permitirán definir cuál es el tipo de paciente que se puede beneficiar de determinada droga, tratamientos que se administrarán de forma subcutánea –tal como los diabéticos se inyectan la insulina– y drogas que atacan los más agresivos tumores y formas de cáncer figuran entre los recursos con los cuales contarán pronto los pacientes que sufren la enfermedad.

Hay un arsenal de drogas e innovaciones, algunos aprobados y otros en fase de investigación clínica, que no sólo aumentan el tiempo de supervivencia sino también la calidad de vida. Los pacientes de cáncer –entre otras enfermedades– se han beneficiado de medicamentos biotecnológicos, conocidos también como anticuerpos monoclonales, inmunoterapias, terapias dirigidas o inteligentes, porque actúan de manera selectiva sobre las células malignas sin afectar otras partes del cuerpo.

Los avances en biotecnología, oncología y medicina personalizada fueron dados a conocer en una jornada científica que tuvo lugar recientemente en Santiago de Chile, en la cual se presentaron las investigaciones que permitirán darle respuesta a la gran epidemia de cáncer que, según calculan expertos, pudiera sobrepasar los 13 millones de muertes en 2030. 

En el foro se presentó el estudio Control de Cáncer en la Región, publicado en la revista Lancet Oncology, en el que participaron 50 investigadores de 12 países latinoamericanos, el cual cita datos preocupantes. De acuerdo con el director de Latin American Cooperative Oncology Grup, Carlos Barrios, de no diseñarse un plan nacional, que incluya tratamiento integral y programas de prevención, 1,7 millones de pacientes morirán  por esta causa en América Latina en las próximas décadas. Según el estudio, las muertes en la región duplican las de Europa y Estados Unidos, principalmente en comunidades donde los tumores malignos se detectan tarde.   

En el ámbito mundial, las cifras son también devastadoras. Daniel Ciriano, director médico de Roche para Latinoamérica, indicó que hay más de 200 tipos de cáncer y anualmente mueren en el planeta 8 millones de personas, lo que representaría en número la población de Suiza, Israel o Bulgaria. Agregó que 12 millones de pacientes son diagnosticados anualmente.


Urge plan de prevención. En la reunión hubo consenso en señalar que aun cuando se han encontrado soluciones para las formas más agresivas de cáncer, inclusive para la fase metastásica, no deben abandonarse los programas destinados a evitar los factores de riesgo causantes de enfermedades, entre los cuales destacan obesidad, sedentarismo y tabaquismo.

Los asistentes expusieron la necesidad de realizar pesquisas tempranas, pues actualmente se cuenta con recursos y tecnologías que permiten un mejor diagnóstico y planificación terapéutica.

La jornada científica, auspiciada por laboratorios Roche, contó con el apoyo de la Cooperativa Latinoamericana de Oncología, Universidad Panamericana de México, Universidad de Barcelona, Red Latinoamericana de Medicina Biológica y la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo, entre otros.



Novedosos descubrimientos 

Daniel Ciriano, director médico de Latin American Cooperative Oncology Grup para la región, 

indicó que están en busca de novedosas soluciones terapéuticas y drogas. Actualmente hay más de 130 moléculas en desarrollo, en fase II y III de investigación, para varios tipos de tumores. También se investigan los denominados “acompañantes diagnósticos", pruebas que permiten determinar qué paciente se beneficiará de determinada droga, de acuerdo con las características de la enfermedad, lo que representará, además, un ahorro de las medicinas de alto costo.

De manera simultánea se estudian combinaciones de 18 compuestos, para dar respuesta a varios tipos de cáncer, entre ellos, de mama, pulmón, colon, gástrico, melanoma, riñón, linfoma y leucemia. Aunque todavía no se podrá prescindir de la quimioterapia clásica, que sigue siendo tóxica y causa malestar, las nuevas combinaciones de productos existentes y en desarrollo abren la posibilidad de que desaparezca como forma de tratamiento. También se trabaja en otras formas de administración de drogas y se pasaría de sesiones de siete a ocho horas a la colocación vía subcutánea, que demoraría apenas cinco u ocho minutos.

El especialista refirió ejemplos de medicamentos biológicos que han permitido cambiar la historia de muchos tipos de cáncer, inclusive en etapas avanzadas, pues ofrecen mayor calidad de vida y evitan la progresión de la enfermedad. Una de esas drogas se aplicó en cáncer de mama metastásico o estadio tardío tipo Her 2 positivo, considerado uno de los tumores más agresivos y que se disemina rápidamente por todo el cuerpo.

Otro tratamiento cambió la historia del carcinoma basocelular avanzado (un tipo de cáncer de piel) para el cual no se contaba con ningún procedimiento y ahora se dispone de biológicos que inhiben las células responsables del desarrollo y progresión de la enfermedad. La terapia impacta directamente en las células malignas sin afectar el tejido circundante.

La molécula Bevacizumab también dio un giro al tratamiento de seis tipos de cáncer. Combinada con la quimioterapia, impide la llegada de la sangre que alimenta el tumor, previene su crecimiento y, en consecuencia, la progresión de la enfermedad.

Los investigadores están en busca de inmunoterapias que permitirán reconocer las células malignas que se le escapan al sistema inmune.