• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Bogotá inaugura sus primeros centros móviles de atención a drogodependientes

La alcaldía de Bogotá abrió este lunes sus dos primeras unidades móviles de atención a adictos que incluyen el suministro de drogas legales sustitutorias, una iniciativa novedosa en América Latina

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cada uno de los Centros de Atención Móvil a Drogodependientes (Camad) cuenta con un equipo formado por un psiquiatra, un psicólogo, un médico, un odontólogo y varios enfermeros, explicó la alcaldía. Este equipo está autorizado para suministrar drogas por prescripción médica y permitidas por la ley que disminuyan la ansiedad de los adictos a la cocaína, la heroína o el 'bazuko' (similar a la pasta base de cocaína).

El primer Camad empezó a funcionar en una céntrica zona conocida como el 'Bronx', que padece altos niveles de pobreza, marginalidad y adicción a drogas. "Este Camad es el intento de dignificar el ser humano. De dignificar niños, mujeres, hombres, jóvenes.

De construir paz", sostuvo el alcalde Gustavo Petro, exsenador de izquierda y exmiembro de la guerrilla M-19, desmovilizada en 1990. La unidad del 'Bronx' no sólo atenderá a personas con problemas de drogadicción sino a toda la población que vive en la calle y que fluctúa "entre 4.000 y 6.000 personas, con niños, mujeres y mayores", señaló el secretario de Salud local, Guillermo Jaramillo.

La primera paciente del Camad fue una joven embarazada con síntomas de adicción a estupefacientes, informó la emisora RCN Radio.

Este proyecto está basado en las experiencias de ciudades de Canadá, Portugal, Holanda y Suiza y ha destinado 2.400 millones de pesos (1,3 millones de dólares) a estas dos primeras unidades. En contra de la propuesta de la alcaldía se han expresado políticos de diversos sectores y el procurador general, Alejandro Ordóñez, que considera que promueve el consumo de droga. Una ley sancionada en julio en Colombia estableció que la adicción a las drogas debe ser considerada como un problema de salud pública, y los consumidores tratados como pacientes y no como delincuentes.

En Colombia, uno de los dos principales productores de cocaína junto a Perú, se despenalizó en 1994 la tenencia de una dosis personal de drogas, establecida en un gramo de cocaína o 20 gramos de marihuana. Según un estudio de la alcaldía, de los 7,3 millones de habitantes de Bogotá 125.000 son consumidores de drogas. De esta última población, 70.000 son considerados "consumidores de abuso", y de ese grupo hay 7.000 consumidores de 'bazuko'.