• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Bajar de peso sin perder tiempo

Una dieta sana ayuda a vivir mejor con enfermedades crónicas/Internet

Una dieta sana ayuda a vivir mejor con enfermedades crónicas/Internet

La nutricionista Lesbia González señala que se debe comenzar pronto la rutina para adelgazar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Por lo general, en diciembre la dieta no es saludable: los almuerzos navideños y el exceso de comida pueden dejar su evidencia en el cuerpo. La nutricionista Lesbia González recomienda trabajar desde ahora –sin excusas– para eliminar los kilos ganados en las vacaciones.

La especialista señala que en diciembre la gente puede aumentar entre 2 y 4 kilos. Por eso, dice, lo primero que se debe hacer es asumir ese exceso de peso: “Si la gente no se entera de ese incremento o no le interesa, entonces no va a hacer absolutamente nada y ganará más peso. Se irán sumando los kilos y se convertirá en un verdadero problema”.

Para evitar esa situación, los expertos sugieren alimentarse sanamente y hacer ejercicios con frecuencia.

 

1. Pocas cantidades. González señala que se deben disminuir las porciones. Lo recomendable es servirse en platos más pequeños, para así evitar el exceso de comida. Es mejor cambiar el tamaño de los platos, pues si se sirve poca cantidad en un plato grande, se produce una sensación de alimentación escasa. “Al disminuir las porciones, la ingesta calórica es menor”.

 

2. Sin aceite. La nutricionista aconseja usar sartenes de teflón para cocinar los alimentos. Así, indica, se evita el uso de los aceites. “Esta recomendación es importante sobre todo en los primeros días después de las vacaciones, pues algunas personas pueden llegar con valores alterados de colesterol y triglicéridos”, explica.

 

3. Cinco veces. Hay que hacer tres comidas principales y dos meriendas, dice González. Para la merienda de la mañana se puede consumir un trocito de queso blanco, medio vaso de leche completa o un vaso de leche descremada; o también se puede ingerir una porción de frutas como manzana, pera, mandarina, naranja, melón, lechosa o patilla. En el almuerzo es indispensable incluir los vegetales, pues –agrega– se ha comprobado que contienen antioxidantes. A media tarde se recomienda comer un poco de frutos secos. “No es un paquete de medio kilo”, subraya la especialista. Para las cenas se pueden acompañar los vegetales con alguna proteína; por ejemplo, una ensalada de lechuga con atún. No se debe suspender esta comida, como acostumbran algunas personas: “Es mentira que la gente adelgaza si no cena. A la larga eso hace mucho daño, pues está el riesgo de padecer hiperinsulinismo o diabetes. Quienes no cenan pasan muchas horas sin comer, y pueden amanecer mareados o con náuseas”.

 

4. Menos grasa. Freddy Febres, director del Instituto de Prevención Cardiometabólica de Caracas, indica –según nota de prensa– que se deben evitar las comidas grasosas y con muchas calorías. El especialista señala que esos alimentos no sólo son responsables del sobrepeso sino también del aumento del colesterol malo, que está asociado a los accidentes cerebrovasculares. También hay que evitar el exceso de sal.

 

5. Ejercicio regular. La buena alimentación debe combinarse con una rutina de ejercicios. Samar Yorde, especialista en medicina de obesidad, dijo en nota de prensa que el movimiento del cuerpo debe ser un hábito; por eso, recomienda ejercitarse por lo menos cuatro o cinco días a la semana.

 

6. Poco a poco. Así haya afán por rebajar la grasa de diciembre, no se deben hacer ejercicios sin medida. Para empezar, apunta Yorde, es importante garantizar la comodidad y evitar el dolor. Al principio se recomienda hacer movimientos moderados que no impidan mantener una conversación. Después, a medida que pase el tiempo, se puede aumentar la incrementar de 5 a 10 minutos de ejercicios cada 2 semanas, hasta alcanzar la meta de 60 minutos diarios.

 

7. A cualquier hora. No hay evidencias científicas –dice González– de que el ejercicio sea más eficiente en la mañana o en la tarde. “Lo importante es que lo hagan. Si no pueden ir a un gimnasio, por lo menos que suban cinco pisos por las escaleras de su edificio o que caminen a paso continuo. Ya eso es un gasto calórico”, dice. Yorde señala que, independientemente del tipo de ejercicio, es indispensable realizar una actividad cardiovascular.

 

8. Más fuerza. Yorde indica que, además, es importante seguir un entrenamiento de fuerza –que incluye, por ejemplo, las sentadillas–. Se deben completar 3 series de 10 a 15 repeticiones. La especialista señala que esos ejercicios ayudan a acelerar el metabolismo y quemar calorías. También fortalece los huesos y ayuda al descanso.

 

9. Líquido suficiente. Tanto para garantizar una buena dieta como para desarrollar adecuadamente los ejercicios es indispensable tomar líquidos. Con la finalidad de mantener la salud, se recomienda el consumo de seis a ocho vasos de agua diariamente. Yorde afirma que en una rutina de ejercicios de una a dos horas, lo aconsejable es ingerir medio litro de agua.

 

10. Compañía. Seguir una dieta y una rutina de ejercicios no es una tarea sencilla. Por eso, conseguir acompañantes puede ser de utilidad para mantener la constancia y la fuerza de voluntad. Yorde señala que un compañero de ejercicios contribuye a completar los ejercicios y conservar la energía.

 

11. Ayuda. Si bien hay recomendaciones generales que se pueden seguir, lo ideal es buscar el apoyo de especialistas. González indica que es importante acudir a un nutricionista, que puede indicar el plan adecuado para rebajar o para tratar patologías como la diabetes o problemas cardiovasculares. “Somos los únicos especialistas capacitados para hacer dietas individuales y enseñar a los pacientes a comer. No hay que buscar a ningún gurú de las dietas o personas que no son profesionales”, dice.